Mundo gamer

0
3

Este mes llega a los cines Uncharted: Fuera del mapa (Uncharted, 2022), película basada en una de las sagas de videojuegos más vendidas y también más aclamadas por la crítica. Aquí, un informe sobre films con pasado en el mundo gamer. 

La falta de ideas, el no querer arriesgar dinero y el avance en la tecnología hicieron que la industria cinematográfica encuentre en los videojuegos mucho material para adaptar. La cuenta es fácil: si los juegos fueron exitosos, entonces hay un público cautivo. Pero las cosas no siempre se hicieron bien.

Para empezar, las que tuvieron un buen desempeño en la pantalla grande. No hace falta aclarar que no se habla de sus recaudaciones, sino de que sean buenas películas. Paul W. S. Anderson dirigió Mortal Kombat: La película (Mortal Kombat, 1995) antes de dedicarse de lleno a la saga de Resident Evil. Anderson respetó la historia sobre un grupo de guerreros que participan de un torneo de artes marciales para tratar de salvar al mundo. Christophe Gans realizó un gran film con Terror en Silent Hill (Silent Hill, 2006). Rose es una madre que trata de encontrar la cura para su hija enferma y decide llevarla hasta un pueblo abandonado misteriosamente hace 30 años. En Hitman, agente 47 (Hitman, 2007), de Xavier Gens, el agente 47 pasará de cazador a presa tras un cambio de régimen político. Mientras todos lo persiguen, intentará averiguar quién le tendió una trampa y por qué. Parecía imposible por la trama del juego, pero Angry Birds: La película (The Angry Birds Movie, 2016) sorprendió a todos. Red, Chuck y Bomb son tres pájaros que deberán descubrir lo que traman unos cerdos verdes que llegan a su isla. Por último, Resident Evil: El huésped maldito (Resident Evil, 2002) cuenta cómo un experimento secreto se sale de control liberando un virus fatal. 

Ahora es el turno de las adaptaciones malas, y las siguientes fueron particularmente horrendas. BloodRayne: Venganza de sangre (BloodRayne, 2005), de Uwe Boll, tiene un gran elenco, pero las escenas de acción no son muy buenas y la historia es incomprensible. El último film de Raul Julia fue Street Fighter, la última batalla (Street Fighter, 1994) lamentablemente. El largometraje no solo alteró la trama original, sino también la historia de los personajes. En Doom: La puerta del infierno (Doom, 2005), no hay puertas al infierno (solo en el título en español), pero sí cromosomas malignos. Ni siquiera la secuencia que recrea al tirador en primera persona del videojuego logra rescatarla. En DOA: Dead or Alive (2006), lo único recomendable son las escenas del partido de vóley playero… después se puede seguir de largo. Y terminamos con la clásica Super Mario Bros. (1993), el primer videojuego adaptado de la historia. Bob Hoskins y John Leguizamo hacían de hermanos; sí, un actor inglés y otro colombiano. Tan incoherente como esto era la trama del film. 

Aunque los ejemplos fueron ecuánimes, la historia demuestra que son más las adaptaciones que fracasaron. Es muy difícil hacer un film que le guste al público normal y complazca al fanático por igual, pero se puede lograr. Todavía “tienen vidas” para intentarlo. 

PARA LOS MÁS CHICOS

Estas son algunas de las novedades en distintos canales de streaming. HBO Max sumó Alpha & Omega, Los Croods 2: Una nueva era, Mazinger Z: Infinity, Detective Conan: El caso del francotirador dimensional y Detective Conan: El caso cero. Por su parte, Disney+ subió La era de hielo: Las aventuras de Buck; Netflix agregó Riverdance: La aventura animada y La casa. Finalmente, en Amazon Prime Video sumaron Hotel Transylvania: Transformanías y Un rescate de huevitos.