UNIVERSIDADES: CADA VEZ MÁS GRADUADAS

0
22

Las mujeres representan a seis de cada diez graduados del sistema universitario argentino. También superan a los varones entre ingresantes y estudiantes. Radiografía de una tendencia.

Foto: Istock

En la Argentina, las mujeres se consolidan como clara mayoría entre los graduados universitarios. Cada vez son más en todo el país, y el fenómeno es una tendencia.

Así surge de observar el mapa global de la matrícula en el nivel superior universitario y su evolución a lo largo de una década, donde la participación femenina crece de manera sostenida.

De acuerdo con las cifras oficiales, el número de ingresantes, alumnas y egresadas aumenta sin pausa en comparación con el de los varones. 

También son ellas quienes, en mayor medida, finalizan sus carreras universitarias en el tiempo previsto, considerando una media de seis años de estudio.

En otras palabras, el ingreso y egreso de las mujeres en las universidades es constante y firme, aunque aún se percibe una menor preferencia por las ofertas educativas vinculadas con las “ciencias duras”.

Como ejemplo, en la Licenciatura en Ciencias de la Computación de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), las mujeres representan solo el 20 por ciento del total de los estudiantes. En Psicología, por el contrario, el 80 por ciento de la matrícula es femenina.

IGUALDAD DE GÉNERO

Los datos (2012-2019) sobre la feminización del estudiantado universitario se desprenden del estudio “La universidad consolida la igualdad de género”, realizado por el Centro de Estudios de la Educación Argentina de la Universidad de Belgrano, sobre la base de las estadísticas anuales del Ministerio de Educación de la Nación. 

“El fruto de los históricos esfuerzos por la igualdad de género comienza a observarse en ciertos ámbitos, uno de ellos es la participación femenina en el nivel educativo superior; dicho suceso otorga a las mujeres la posibilidad de formarse para alcanzar un futuro mejor en aspectos sociales, económicos, de salud y de familia”, concluye el informe. La mayor participación femenina en la educación superior también se vincula con un mayor acceso al mercado laboral. 

“La feminización de la matrícula universitaria es ya un hecho histórico de alcance universal. No todas las naciones avanzan con el mismo ritmo, pero todas sí lo hacen. Este proceso no es independiente de la creciente participación femenina en la fuerza laboral de una nación”, explica Alieto Guadagni, director del Centro de Estudios de la Educación Argentina, a Convivimos.  

Según el análisis de los indicadores oficiales, la participación femenina (nuevos ingresantes, estudiantes y egresados) supera a la masculina en todos los casos. Incluso trepó levemente en el período estudiado (2012-2019). 

La mayor diferencia se observa en la cantidad de graduados, en donde la participación de mujeres en 2019 era del 61,6 por ciento. Es decir que, en promedio, por cada diez graduados, seis son mujeres. En relación con la cantidad de ingresantes y estudiantes, la participación femenina es en ambos casos del 58,6 por ciento.

Entre 2012 y 2019, el porcentaje de mujeres graduadas en todo el país creció el 28,3 por ciento. En 2012 egresaron 67.594 mujeres, y en 2019, 83.690. Mientras que recibieron su título 43.766 varones en el primer año de referencia y 52.218 ocho años después.

“De cada 100 mujeres que ingresan a la universidad, se gradúan en el tiempo promedio unas 33, mientras que para los hombres esa cifra se reduce a 27; es decir, un 18 por ciento menos”, indica el informe.

En este sentido, Guadagni explica: “El incremento femenino no solo está ocurriendo en la matrícula universitaria, sino especialmente en la graduación universitaria, donde la mayor eficacia es notoria. De hecho, se gradúan 160 mujeres cada 100 varones. Esto está comenzando a significar una tendencia hacia el aumento del valor económico del capital humano”.

En comparación con otros seis países latinoamericanos, la Argentina se ubica segunda en el ranking de mayor presencia de mujeres en la matrícula universitaria. 

Uruguay presenta el mayor porcentaje de alumnas en 2019 con un 61,4 por ciento (aunque es el único país cuyo número de mujeres cayó en ocho años), seguido por Argentina y Brasil con cifras superiores al 55 por ciento. Los porcentajes de México, Colombia y Chile varían entre el 52 y el 53 por ciento. 

La igualdad de género es uno de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas (ODS), y una de sus principales metas es eliminar la discriminación hacia mujeres y niñas. 

En este sentido, el investigador Francisco Boero explica que no solo es un derecho humano básico, sino que está demostrado que “empoderarlas tiene un efecto multiplicador que promueve el crecimiento y el desarrollo”. 

LAS MÁS ELEGIDAS  

Pese a que ha habido un incremento en la última década, las estadísticas muestran que las mujeres siguen escogiendo más carreras relacionadas con las ciencias sociales que con las ciencias exactas, la tecnología o la computación.

La matrícula general de la Licenciatura en Ciencias de la Computación de la Facultad de Astronomía, Física, Matemática y Computación (Famaf) de la UNC, por ejemplo, aumentó 56,4 por ciento en diez años (2009-2019); sin embargo, continúa masculinizada. Aquí, las mujeres representan solo el 20 por ciento del total de estudiantes, un promedio casi sin variaciones en una década.

En todas las carreras de la UNC, las mujeres (100.636) conforman el 63,7 por ciento de la matrícula. Mientras que el 65 por ciento del total de graduados son chicas.

En la Facultad de Ciencias Exactas de esa casa de altos estudios, el 62,3 por ciento de la matrícula es masculina; mientras que en Filosofía y Humanidades, los varones solo representan el 35 por ciento del estudiantado. Y en la Facultad de Lenguas, ocho de cada diez estudiantes (79,9 por ciento) son mujeres.