Vinos para jóvenes paladares

0
433

Por Fabricio Portelli

Mientras el consumo de cerveza avanza, la industria del vino busca captar consumidores jóvenes. A principios de siglo ya se veía que era difícil conquistarlos con los nuevos vinos argentinos. Porque más allá de la evidente evolución y de la diversidad de etiquetas, sus precios, pero sobre todo los usos y las costumbres de las nuevas generaciones, poco tenían que ver con la liturgia tradicional del vino. Así surgieron los vinos festivos, frizantes, algunos combinados con jugos frutales. Y si bien eran productos de la uva, nada indicó que fueran la puerta de entrada al mundo del vino.
Pero las ansias de conquista de nuevos consumidores no cedieron a pesar de la caída en las ventas, y la innovación llegó.
Son vinos de precio accesible, y por lo tanto su calidad tiene un techo, pensados para consumo del año. Deben agradar al primer contacto, porque la primera impresión es importante. Irrumpieron las cepas aromáticas y más expresivas, sin importar su fama. Para potenciar las sensaciones, muchos enólogos se jugaron por mezclas de uvas impensadas. Por otra parte, y más allá del carácter, son vinos frescos y de paso amable para que inviten a otro trago. Algunos hacedores se apoyan en el azúcar residual, mientras que otros cosechan antes y fermentan con extracciones suaves para lograr redondez de manera más natural.
Las etiquetas comunican con un lenguaje con el que los jóvenes se identifican, y no importan tanto el terroiro la bodega como el concepto. Pero las expectativas siempre deben ser superadas.

TIPS

En verano, el sol calienta más. Pero no solo cambia el clima, sino también las costumbres. Más escapadas y juntadas al aire libre multiplican las ocasiones de consumo informal. Si la sensación térmica es muy alta, las únicas bebidas que se pueden disfrutar deben estar heladas. Y se sabe, el frío aplaca los aromas, los sabores y las texturas de los vinos. Pero hay una alternativa divertida y atractiva para compartir vinos bajo el sol.
Elegir blancos y rosados del año, tintos jóvenes o espumosos simples. Las frutas blancas y los cítricos quedan muy bien en gajos y con hielo en un vaso de SauvignonBlanc. Las frutillas en copa de rosado con hielo, y los espumosos con frutas tropicales. A los tintos jóvenes, agregarles hierbas y un dash de soda. No son tragos sofisticados, sino mezclas agradables que, si bien alteran la esencia del vino, son ideales para disfrutar al borde de la pileta, en el balcón o en la playa.

MINIGUÍA DE VINOS


Danzón Red Blend 2017
Bodega Don Cristóbal
Mendoza
$215

Puntos: 87
Atrevido, sensual, versátil y con personalidad. Esas son las palabras que usa el enólogo para presentar su nuevo blend de Malbec (50%), Cabernet Sauvignon (35%) y Merlot. De trago fluido y algo especiado, con leves toques vegetales, taninos incipientes y final apenas ahumado por el reposo de una pequeña parte del vino durante tres meses en barricas de roble francés.

CRIOS Edición Limitada Red Blend 2016
Susana Balbo Wines
Mendoza
$299

Puntos: 88
Original composición de Malbec en su mayoría, con toques de Syrah y PetitVerdot, y una crianza de ocho meses en barricas de roble francés. De aromas frescos y expresivos, paladar fluido y con agarre. Hay un carácter de fruta negra y algo de madurez, con fuerza y agilidad en su paso por boca. Es un tinto ideal para sorprender a los amigos en el próximo asado.

Xumek Single VineyardsSyrah2017
Xumek
San Juan
$349

Puntos: 88,5
Nuevo tinto de buen carácter frutal, algo especiado, con agarre y frescura. Todavía muy joven, de paso crujiente y salvaje, bien rodeado con la fuerza de la fruta y las especias. De buen músculo y trago fluido, con toque goloso. No es profundo, pero sí jugoso, franco y directo. Con final leve potente, ideal para acompañar carnes rojas a la parrilla bien sazonadas.