Correr con inteligencia

0
1

Existe una gran variedad de gadgets tecno para la práctica del running. Llevan las cifras de la actividad, corrigen la postura y ventilan los pies.

La costumbre tradicional de salir a correr para quemar grasas y estar en forma, hoy convertida en el fenómeno masivo del running, es una actividad que tiende a practicarse en forma cada vez más ordenada, preferentemente en grupo y con la guía de un instructor. También, con objetivos y metas por cumplir: por eso resultan indispensables los accesorios tecnológicos que ayudan a mejorar el rendimiento y a medir la performance.

Un gadget bien básico es la pulsera inteligente, que monitorea al mismo tiempo el desempeño atlético y el comportamiento del organismo. La más popular es Fitbit, que informa la cantidad de pulsaciones, la presión arterial y las calorías quemadas, así como la distancia recorrida, el tiempo que llevó y la cantidad de pasos, entre muchos otros datos que pueden leerse en su pequeña pantalla digital. También hay una versión femenina más estilizada.

A su vez, Lumo Lift es una suerte de prendedor con un chip para monitorear la postura. Está compuesto por dos pequeñas piezas que se atraen magnéticamente y se fijan a la ropa: una en contacto con la piel y otra por fuera, pero siempre utilizando una remera o calza ajustada. Su especialidad es evaluar la posición de la columna vertebral en relación a un parámetro de postura erguida, de modo tal que un sensor percibe si el usuario está encorvado y le avisa con una vibración para que recobre la posición correcta.

Otro rubro destacado son las zapatillas inteligentes, que incorporan microchips con conexión Bluetooth, y de las que existen decenas de modelos. Las diseñadas específicamente para running están hechas con tejidos inteligentes de membranas y microfibras que permiten tanto ventilar el pie como expulsar la transpiración. Las chinas Xiaomi tienen también unas suelas antiimpacto fabricadas por Goodyear para cuidar las articulaciones. 

A su vez, las plantillas inteligentes Stridalyzer, ligeras y adaptables a cualquier calzado, sirven para analizar la pisada al correr y, en general, todo el movimiento de las extremidades de la cintura para abajo, con el objetivo de corregir la pisada. Para eso, traen 100 microsensores puntuales de presión que pueden mapear la postura de pies y rodillas, información almacenada por una app que, a su vez, la envía al celular vía Bluetooth.

Por último, los relojes deportivos, como el muy popular Polar M400, replican todas las funciones de las pulseras inteligentes, incluyendo una banda cardíaca o pulsómetro en su malla. Este también incluye un GPS y brinda la posibilidad de usar las redes sociales en los descansos. 

LLEVAR TODO ENCIMA SIN PESO

Más allá de la tecnología aplicada al running, existen accesorios que sirven para resolver cuestiones elementales como llevar con uno el celular, las llaves o dinero sin que se muevan o molesten al correr. Por caso, Flipblet es un cinturón de neopreno con cuatro bolsillos, liviano e impermeable, de modo que la transpiración no llega a los objetos guardados. A su vez, el brazalete Portholic, de lycra y velcro, sirve para llevar el celular sujeto al brazo o muslo, también a salvo del sudor y con una cobertura transparente y flexible de alta sensibilidad que permite usarlo sin sacarlo.