Cuándo decirle adiós al maquillaje

0
3

Si se cuida, un rubor puede llegar a durar años. Sin embargo, el make up también tiene fecha de vencimiento. 

Es normal encariñarse demasiado con el maquillaje. Sucede a veces que se consigue un labial de marca desconocida con el tono ideal para la piel o se confía en el poder infinito de una máscara de pestañas que, alguna vez, en sus épocas de esplendor, las hizo ver como postizas. Así, los productos pueden terminar circulando entre el neceser y la cartera durante más de una década. Sin embargo, como todo en la vida, el maquillaje también tiene su fin, y conviene conocerlo para evitar reacciones alérgicas o erupciones en la piel.  

Muchos productos cosméticos vienen con un símbolo que indica el tiempo de duración una vez abiertos, conocido como PAO (period after opening) o fecha de vencimiento. Si bien en las cremas suele estar siempre, el maquillaje, en la mayoría de los casos, no trae ningún ícono. 

“Igual que sucede con los perfumes y el chocolate, para conservar en buenas condiciones el maquillaje hay que guardarlo en un lugar oscuro, fresco y seco. La heladera no es opción, y mucho menos el baño, que es aún peor debido a los cambios de temperatura”, aconseja Carolina Fernández, maquilladora profesional. 

La especialista comparte una guía completa para conocer la duración de los productos más utilizados: 

Bases y correctores. Al ser cremosos, tienden a echarse a perder primero. “Debemos estar atentas a que no haya cambios de olor, textura y color. Si esto sucediera, se deben desechar inmediatamente”, indica Fernández. Una base o un corrector de buena calidad tienen efectividad hasta un máximo de dos años.

Sombras. “El manual indica que los productos para ojos deben reponerse cada seis meses, pero en el caso de las sombras en polvo, el tiempo es relativo, porque pueden durar hasta tres años inclusive”, asegura. Si la sombra se encuentra dura en la superficie, basta con eliminar la capa de arriba para tenerla como nueva. Lo mismo aplica para los rubores. 

Delineadores. “Para asegurarnos de que no tenga gérmenes, hay que sacarle punta al delineador en lápiz cada vez que se usa. Si es líquido y comienza a secarse, es señal de que hay que descartarlo. Aproximadamente, un delineador dura unos tres años”. 

Máscaras de pestañas. Se trata de uno de los cosméticos con mayor rotación. “El rímel no debe usarse más de seis meses, porque además de perder su efecto, puede causar alergias e infecciones debido a que está en contacto directo con los ojos”, advierte. 

Labiales. Los labiales suelen durar hasta cuatro años. “El olor y el gusto rancio que sentimos en la boca es un claro indicador de que la vida útil de ese producto ha caducado”, explica la maquilladora. 

EL FACTOR HIGIENE

“Es mucho más probable que aparezca una erupción en la piel por usar pinceles sucios que por el maquillaje”, asegura Carolina Fernández. Por eso, recomienda que una vez por mes, al menos, se limpien los productos aplicadores. En el caso de las esponjas lo mejor es descartarlas. “Los pinceles se pueden lavar con productos especiales, pero también con champú para bebés, jabón blanco o detergente, para una limpieza más profunda”, explica. Se deben dejar secar de costado para que no pierdan la forma. 

Otro consejo útil: “Cuidado con los probadores de las perfumerías. Lo mejor es siempre utilizar un aplicador descartable, como un hisopo”.