La oficina en casa

0
10

Todo lo que se necesita para convertir el hogar en un espacio de trabajo muy bien equipado y eficiente. Recomendaciones para que sea cómodo y saludable.

Hasta hace poco, el teletrabajo era una novedad que despertaba entusiasmo, sobre todo en las nuevas generaciones, reacias a los horarios y a los escritorios fijos. Hoy, cuando los últimos acontecimientos mundiales están forzando un cambio profundo en todos los vínculos humanos, ya es un hecho que trabajar desde casa con la computadora no es la excepción, sino la regla. Por eso, es necesario equipar en forma adecuada el rincón destinado a ese uso.

En primer lugar, hay que tener una notebook que combine ligereza de hardware con velocidad de trabajo. Aunque la oferta en este rubro es ilimitada, se puede optar por un modelo que tenga un trillón de bytes (1 TB), equipado con una webcam HD para interactuar con otras personas mirándose a los ojos y con un buen sistema de cifrado de información para proteger los datos. Debe calcularse un precio de entre 40 y 50 mil pesos, como las Hewlett Packard 250 GP o Lenovo Amd A6 9225, entre otras.

A su vez, es necesario un dispositivo de almacenamiento adecuado para toda la data que no se usa actualmente o que sea necesario llevar a reuniones o presentaciones, incluyendo videos y otros archivos pesados. Para eso, existe una gran variedad de discos rígidos externos compactos de 4 TB –capacidad apenas holgada– y del tamaño de un smartphone. En este rubro, la oferta es abundante y el precio difícilmente supera los 10 mil pesos.

También es de gran utilidad tener un monitor auxiliar y pequeño para apoyar en el escritorio al lado de la netbook, como el Lenovo ThinkSmart. Sirve para tener siempre a la vista la información imprescindible, como el calendario o la agenda diaria, o para las videollamadas. Lo más importante: permite usar la pantalla de la computadora solo para el trabajo específico y no para consultar información ajena a la tarea, con lo cual se evita tener que minimizar y maximizar constantemente los programas y las páginas en uso. 

También se pueden incorporar al equipamiento de la home office los asistentes de voz inteligentes Siri o Alexa, aptos para los sistemas operativos Apple o Android respectivamente, que permiten monitorear solo con la voz funciones como el encendido y la intensidad de las luces, o el aire acondicionado, entre muchas otras funciones domóticas, así como escuchar la radio on-line o música por Spotify o Deezer.

Ya con la oficina hogareña definitivamente instalada, solo resta incorporar una impresora con conectividad wifi, de las que existen modelos para todos los gustos. 

Home office saludable 

El rito ya consolidado de lavarse las manos a menudo tiene que complementarse con la limpieza adecuada de los periféricos de la computadora que están en contacto con ellas. En el caso del teclado, hay que desconectarlo, darlo vuelta y sacudirlo para hacer caer la suciedad; aplicar una aspiradora de mano (quien la tenga) y luego pasar un hisopo con alcohol por todas las rendijas entre las teclas. En el caso del mouse, se debe quitar su batería (si es inalámbrico), pasar un trapo seco por toda su superficie, un hisopo con alcohol en las hendiduras y, con mucha suavidad, por el sensor.