Bo-tito Solidario

0
34

Bo-tito Solidario es el nombre de la campaña apoyada por Naranja en las últimas fiestas de fin de año. A través de la iniciativa, 200 chicos recibieron un kit educativo para armar un robot de juguete con un potente mensaje ecológico y social.

Bo-tito es un robot realizado íntegramente con envases plásticos de consumo hogareño reciclados. Por medio de esta campaña, por cada Bo-tito vendido, se donó otro a la Fundación Pequeños Pasos, quien se encargó de distribuirlos en espacios de primera infancia, donde trabajan con niños en alto riesgo de vulnerabilidad social.

Se trata de un kit educativo que comprende un robot de juguete para armar que busca la inclusión y el cuidado del medioambiente, resignificando los residuos a través del diseño y la innovación.

“Tenía en la cabeza las cifras de pobreza infantil país que UNICEF había adelantado y que la UCA acababa de confirmar. En ese momento, sabíamos con certeza que más del 60 por ciento de los chicos del país iba a pasar unas fiestas poco felices. Decidí entonces hacer una prueba piloto en Córdoba de esta campaña solidaria junto a instituciones amigas”, afirma José María Rodríguez, creador del simpático robot junto a Daniela Czajkowski. 

CÓMO NACIÓ BO-TITO

“Elegimos el residuo sólido urbano (RSU) y el residuo sólido plástico (RSP). Aprovechamos la concientización y que ya hay una movida por las tapitas, o las mismas embotelladoras que reciclan envases de tereftalato de polietileno (PET). Pensamos qué hacer con los cuerpos de otros productos, como champú, crema de enjuague y detergente, que demoran cerca de 400 años en degradarse y generan contaminación en un basural. También queríamos algo que aportara y educara a simple vista. Así nace el robot”, dicen sus creadores.

“Desde Naranja elegimos generar sinergia junto a Bo-tito dado el alto impacto de la iniciativa. Además de significar un regalo para niñas y niños durante las fiestas, es un potente mensaje de concientización ambiental y social, y nos permite seguir apoyando emprendimientos de triple impacto y con un fuerte propósito. Como compañía, desde el área de Innovación Social y Sustentabilidad, apostamos a alianzas con experiencias de este tipo”, afirma Romina Ruffino, gerenta de Comunicación Interna y Cultura en Naranja.

#FIESTASCONIMPACTO

Además de participar en la campaña de Bo-tito durante las fiestas, más de 60 colaboradores voluntarios de Naranja prepararon meriendas y regalos para niños que asisten a 20 comedores de todo el país y que son apadrinados por la compañía durante todo el año. Naranja también acompañó a la Red Argentina de Banco de Alimentos con más de 30 mil platos de comida para abrazar, a la distancia, a muchas familias. Y junto a la revista Convivimos, donó 30 cajas con alimentos y regalitos a los comedores La Estrella de David, La Tía Kusi y Misión Los Pepes, en Córdoba.