Hormigón: Color y arte

0
45

Inspirada en el movimiento brutalista de los años 50, esta casa de estilo moderno y despojado derrocha fuerza, belleza y color. En sus grandes espacios fusionados entre sí, fluye una energía especial donde el arte es el gran protagonista. 

Fotos Juan Manuel Lopetegui

En el living, los sillones están cubiertos por fundas de lino en tonos grises y  neutros.  En el hall de entrada, sobre la pared gris habita una obra de la artista Pía
Persia con la técnica de bordado trash.

La estructura es casi en un cien por ciento de hormigón visto, con la textura de la madera, que se usó de encofrado. Pocas paredes blancas. Una arquitectura monocromática que da la libertad de jugar con el color a través del interiorismo. El estilo es muy moderno, despojado y hace referencia al movimiento llamado “brutalista” de los años 50, en el que se utilizan los materiales en su estado puro. 

El arte acompaña a la arquitectura. Una selección de obras de artistas contemporáneos como Genoveva Fernández, Tomás David y Carlos Vignolo otorga una personalidad única a esta casa de columna vertebral de hormigón. Esculturas esculpidas al aire libre o un mural exterior, realizado con la técnica del mosaiquismo y trencadís, enfatizan la energía creativa de la casa.

En esta casa de una zona residencial de la localidad de Tigre, al norte de la provincia de Buenos Aires, se trabajó con un mínimo de materiales y una valoración de una paleta de color. Se adoptó la premisa “menos es mas”, que da un infinito espectro creativo sin necesidad de sumar y sumar objetos, sino de destacar los pocos elementos importantes de cada ambiente.

Detalle del espejo del baño realizado en madera. La casa tiene grandes espacios fusionados entre sí, no se leen límites entre los ambientes principales, hay fluidez. Al recorrerla se va descubriendo lugar por lugar. 

Con más de 20 años de experiencia concretando proyectos muy diversos, Alejandra Pan encuentra en la arquitectura residencial el lugar donde mejor logra expresar libremente su concepto estético. “Fusiono la arquitectura y el interiorismo en un todo artístico, sin dejar nunca la funcionalidad de lado. Se puede pensar desde cero un espacio para determinado mural, cuadro, escultura o mueble”, dice.