Juegos Olímpicos: El mundial de mundiales

0
6

Como sucede cada cuatro años desde 1896 (una periodicidad solo interrumpida por guerras mundiales o pandemia), los Juegos Olímpicos reúnen en un par de semanas a lo mejor del deporte internacional. Por tercera vez, París será la anfitriona.

En un mundo volátil y atomizado, repleto de nichos cada vez más específicos y con intolerancia creciente a los tiempos de espera entre estímulos, los Juegos Olímpicos permanecen como una constante que llega desde 1896 y aun así conserva todo su encanto y atracción. La competencia deportiva más grande de todas, una especie de mundial de mundiales, sucede cada cuatro años (esta vez, por la postergación de Tokio 2020, la espera fue de solo tres) y abarcará, en su trigésima tercera edición, 329 eventos que otorgarán las clásicas medallas de oro, plata y bronce.

Será la tercera edición de los Juegos que tiene a París como sede, después de las de 1900 y 1924. Solo Londres (1908, 1948 y 2012) tiene un récord similar.

Los Juegos se llevarán a cabo entre el viernes 26 de julio y el domingo 11 de agosto (aunque, en rigor, el fútbol y el rugby iniciarán dos días antes de la ceremonia de apertura). La inauguración se realizará en el río Sena y tendrá una extensión de alrededor de seis kilómetros de recorrido, desde el puente de Auterlitz hasta el final en Trocadero. Nunca antes en la historia olímpica la ceremonia se llevó a cabo fuera de un estadio. 

Una serie de sitios históricos serán escenario de las competencias: desde el Campo de Marte (al pie de la Torre Eiffel) hasta el Palacio de Versalles, pasando por la Explanada de Los Inválidos, los Campos Elíseos, el puente Alejandro III o la Plaza de la Concordia.

El torneo de fútbol se disputará en las ciudades de Burdeos, Nantes, Lyon, Saint-Etienne, Niza y Marsella. El puerto de esta última, sobre el Mediterráneo, albergará las competencias de vela. La definición del handball y algunos partidos de básquet se disputarán en Lille. Por primera vez en la historia olímpica, una edición de los Juegos tendrá una prueba a más de 15 mil kilómetros de la ciudad sede: el escenario del surf será Teahupoo, en Tahití, un territorio perteneciente a la Polinesia francesa.

Otro espacio novedoso que brindará la edición parisina es el Parque de los Campeones, en Trocadero. El lugar servirá como punto de reunión para que los medallistas celebren sus triunfos junto a sus compatriotas y seguidores en general.

París se viste de fiesta.

A QUIÉN MIRAR

A sus 27 años, Simone Biles, la gimnasta más laureada de todos los tiempos, planea regresar a un evento donde se convirtió en superestrella mundial y donde también dejó al descubierto la fragilidad humana que subyace detrás de una atleta de elite. En Río 2016 cautivó a todos con sus performances, que le valieron cuatro medallas de oro. En Tokio 2020, en cambio, su salud mental le impidió rendir al máximo, y terminó retirándose de las pruebas que tenía por delante. En París, quizás su última participación olímpica, buscará revancha.

Armand Duplantis, el garrochista sueco conocido como “Mondo”, será otra de las grandes estrellas de París 2024. Desde su aparición en 2020, barrió con todos sus rivales y parece solo competir contra sí mismo y contra la historia. Ganador serial de medallas de oro y voraz devorador de récords mundiales, por primera vez saltará con público en unos Juegos Olímpicos. En Tokio 2020, en plena pandemia, ganó el oro en un estadio vacío.

Otra que se propone sostener el liderazgo mundial en su disciplina es la venezolana Yulimar Rojas. Siete veces campeona mundial, medalla de plata en Río 2016 y oro en Tokio 2020, tiene en la mira la marca de los 16 metros, más allá de los cuales ninguna mujer fue capaz de realizar el triple salto en la historia.

Desde la tarde en la que venció al ruso Khasan Baroev, en Pekín 2008, el campeón olímpico vigente de lucha grecorromana es Mijaín López. El cubano retuvo el título en Londres 2012, Río 2016 y Tokio 2020. Ya con 41 años, llegará a París con el firme objetivo de sumarse al selectísimo grupo de atletas que fueron capaces de colgarse del cuello la medalla dorada en cinco Juegos Olímpicos consecutivos.

Con esa caminata singular que provoca asombro y algunos comentarios irónicos en quienes no suelen observar la disciplina, la marcha atlética propone en París una contienda disputadísima. El año pasado, el récord mundial de los 35 kilómetros se batió dos veces: primero, fue la peruana Kimberly García; unos meses más tarde, se lo arrebató la española María Pérez. Las dos son las grandes candidatas a la presea dorada y, en una de esas, con récord incluido. 

En tenis, la competencia será feroz. Al serbio Novak Djokovic se le hizo costumbre ganar los torneos de Grand Slam, al punto de convertirse en el hombre con más títulos en esos campeonatos en toda la historia. Sin embargo, los Juegos Olímpicos le fueron siempre esquivos: bronce en su primera participación, en 2008, no consiguió siquiera llegar a la final en sus cuatro intentos. Esa medalla de oro es probablemente la única cuenta pendiente de su carrera, y el gran objetivo de este año. Por las dudas, abrió el juego y se ilusiona con ser parte, además, de Los Ángeles 2028.

El fútbol dista de ser el plato fuerte de los Juegos Olímpicos, pero en esta ocasión algunas grandes estrellas hicieron público su deseo de participar. Al no tratarse de una competición oficial de la FIFA (es organizada por el Comité Olímpico Internacional), los clubes no están obligados a ceder a los futbolistas, por lo que las nóminas finales dependerán de las negociaciones que las federaciones sean capaces de llevar a cabo.

Por el lado del equipo francés, se especula con la participación de Kylian Mbappé, Olivier Giroud y Antoine Griezmann. Los españoles Sergio Ramos y Rodri Hernández, y el egipcio Mohamed Salah también amagan con sumarse a sus seleccionados. Mientras tanto, algunos argentinos campeones del mundo como Lionel Messi, Emiliano Martínez, Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez se ofrecieron a reforzar el combinado que dirige Javier Mascherano. Son casos difíciles, puesto que los Juegos Olímpicos son a continuación de la Copa América.

El básquet estadounidense es siempre un espectáculo, y cualquier plantel integrado por jugadores de la NBA es el máximo candidato a obtener el título. En París, además, podría darse una especie de broche de oro para la enorme trayectoria de Lebron James, quien especula con viajar a la capital francesa a ganar su tercer oro (ganó en Pekín y Londres) y su cuarta medalla en total (fue bronce en Atenas 2004).

El cierre quedará, como siempre, para el maratón, aunque esta vez será la prueba femenina la que ponga fin a las competencias olímpicas en París. El recorrido es, en sí mismo, un homenaje a la Marcha de las Mujeres sobre Versalles, un momento crucial de la Revolución Francesa que se desarrolló el 5 de octubre de 1789. Los atletas pasarán por algunos de los monumentos y parques más famosos de París, como una especie de visita guiada en medio de la exigente competencia.

NUEVA DISCIPLINA

Debutará en esta edición olímpica el breaking, una variante deportiva del breakdance. Es parte de las incorporaciones que viene realizando el COI para atraer público joven a los Juegos. Ya fue parte de los Juegos Olímpicos de la Juventud que se disputaron en Buenos Aires en 2018. Habrá prueba masculina y femenina, con 16 atletas por género. La competencia será en la Plaza de la Concordia, el espacio destinado a las disciplinas recientemente incorporadas, como el BMX freestyle, básquet 3×3 y skateboarding (que, junto al surf y la escalada deportiva, son las tres disciplinas incorporadas en Tokio 2020 que se sostienen en esta edición).

Entre las novedades que implementará París 2024 está la paridad de género, ya que hay tantas plazas para atletas hombres como para mujeres. Aunque el número final podría variar de acuerdo con el sistema de clasificación o demás imponderables, se espera la presencia de un total de 10.500 deportistas (5250 por género).

A diferencia de otras ediciones, y buscando amoldarse a los modos de vida de los atletas actuales, el COI flexibilizó algunas normas sobre uso de celulares y redes sociales para los atletas durante la competencia. Pueden subir contenido desde los estadios, la villa olímpica y las ceremonias, aunque siempre que aparezcan otras personas en sus fotos o videos deben asegurarse de tener su consentimiento para publicarlas (y tampoco pueden realizar transmisiones en vivo). En algunas zonas, como los espacios médicos, se mantiene la prohibición para la captura y difusión de imágenes. Es condición para los atletas que el contenido difundido no tenga fines comerciales, obscenos ni discriminatorios.

Solo dos meses nos separan del inicio de este megaevento. Serán 18 días que concentrarán lo mejor del deporte mundial. Días en los que las emociones humanas se exacerban por completo: la euforia total por una victoria soñada desde la infancia o la tristeza absoluta por un resultado decepcionante

.

JUEGOS PARALÍMPICOS

Entre el miércoles 28 de agosto y el domingo 8 de septiembre, será el turno de competir para los atletas con alguna discapacidad. Están programados 22 deportes, que aglutinan 549 pruebas donde participarán 4400 deportistas de 184 delegaciones.

Algunas disciplinas, como paraatletismo, paranatación y paratenis de mesa son exclusivas de atletas con discapacidad mental; mientras que, en otras, como parajudo, goalball o fútbol 5, solo compiten atletas con discapacidad visual. En el resto, participan atletas con diferentes discapacidades.