FINANZAS PERSONALES: ¿Hay reglas para ahorrar o invertir?

0
10

Seguramente escuchaste hablar sobre la regla del 70-30 cuando pensaste en ahorrar o tuviste la oportunidad de hacer una inversión. A partir de este mes, compartiremos información, pistas e ideas para transformar tus finanzas personales en algo simple y placentero.

Una de las reglas más difundidas entre quienes se disponen a tomar decisiones en sus finanzas personales es la del 70-30, que consiste en gastar el 70 por ciento de los ingresos y destinar el 30 por ciento restante para ahorro o inversión. ¿Esto es así o se trata solo de un mito?

Antes que nada, hay que aclarar que invertir es destinar una cantidad de dinero para un negocio, un proyecto, un inmueble o una operación financiera, esperando conseguir en el futuro alguna ganancia.

¿Qué hay que saber antes de empezar?

Tu perfil: es importante saber qué riesgos estás en condiciones de asumir en relación con los rendimientos que esperás. Podés consultar on-line un test gratuito en https://www.bna.com.ar/Personas/TestDelInversor

Cuánto: no hay un monto mínimo, pero no debería ser plata que ya tengas comprometida para pagar una deuda o que guardes como fondo de emergencia.

Plazos: es elemental saber cuánto tiempo podés esperar para ver las ganancias.

Costos: hay opciones que no conllevan un gasto y otros instrumentos que sí y que tendrás que descontar de los rendimientos. Un ejemplo es la compra de bonos y acciones, que implican una comisión. 

ALGUNAS OPCIONES

• Plazo fijo en pesos: depositás en la cuenta bancaria un monto de dinero por un plazo determinado (mínimo 30 días) y con una tasa de interés pactada desde el inicio. Al finalizar ese tiempo, recibís lo que ingresaste, más un extra en concepto de interés. 

• Plazo fijo en dólares: igual que el anterior, pero con moneda extranjera. 

• Plazo fijo UVA: garantiza un rendimiento igual al índice de precios al consumidor, más un uno por ciento anual. Dicho simple, la tasa de interés varía de acuerdo con la inflación del mes anterior.

• Fondos Comunes de Inversión (FCI): permiten aportar junto a otras personas que comparten los mismos objetivos de rentabilidad y riesgo. Ese dinero es administrado por expertos que a su vez invierten en operaciones locales o internacionales.

• Criptomonedas: también llamada “moneda virtual” o “criptodivisa”; es dinero digital. La primera que apareció en el año 2009 es el Bitcoin. Algunos ejemplos posteriores son Litecoin, Ethereum, Ripple y Dogecoin.

Otras alternativas de inversión que requieren un poco más de conocimientos o capital inicial son: compra de bonos, compra de oro, compra de inmuebles, Cedears, acciones en la bolsa, iniciar un negocio propio o comprar una franquicia.

Dicho todo esto, es importante aclarar que ahorrar e invertir son cosas distintas, aunque pueden estar muy relacionadas. De hecho, esos pesitos que guardás mes a mes pueden servir para unas vacaciones o para una operación que genere ganancias. 

Si bien la regla del 70-30 suele ser práctica, también existe la del 50-30-20, que invita a destinar la mayor parte de los ingresos a satisfacer necesidades básicas (alquiler, servicios, salud y comida); el 30 por ciento para ropa, ocio y esparcimiento; y el 20 por ciento restante para ahorro e inversión.Como conclusión, podemos decir que es falso que te tiene que sobrar más del 30 por ciento del sueldo para invertir o ahorrar. Hoy podés hacer la mayoría de las operaciones de manera on-line y de acuerdo con tu realidad y tus objetivos.