Adorables criaturas

0
47

Llega el mes de agosto y, como todos los años, un nuevo Día del Niño. En la historia del séptimo arte hay muchísimas películas con chicos como protagonistas. Con este informe, les hacemos nuestro homenaje a los más pequeños en su día.

Por: Leonardo González

 

Las películas que más disfrutan los niños son las que están protagonizadas también por niños. Obviamente, la identificación con el personaje es lo que más les atrae. Pero no todos los largometrajes con protagonistas pequeños pueden ser vistos por niños o son del género infantil. Haremos un recorrido por grandes films que nos han hecho llorar o, incluso, temblar de miedo.

Una de las mejores adaptaciones de una obra de Stephen King es Cuenta conmigo (Stand by Me, 1986): cuatro amigos se lanzan a la aventura de buscar a un chico desaparecido y se adentran en un ambiente hostil en el que deberán valerse por sí mismos. En La habitación (Room, 2015), Jack es un niño de cinco años que nació, come, juega, aprende y duerme en un cuarto. En ese lugar vive junto a su madre, la cual fue secuestrada hace siete años y encerrada allí. Las tortugas también vuelan (Lakposhtha Parvaz Mikonand, 2004) es un drama que tiene lugar en un campo de refugiados. Los niños del campamento, liderados por un chico al que llaman “Satélite”, se dedican a recoger y vender minas antipersona. Todo cambiará con la llegada de un joven mutilado, su hermana y un niño pequeño. Ofelia es la protagonista de El laberinto del fauno (2006), una película que tiene lugar durante la guerra civil española. La niña descubre las ruinas de un laberinto donde vive un fauno que le dice que en realidad ella es una princesa de un reino mágico.

Cole es un niño aterrorizado que acude a un psicólogo porque tiene un oscuro secreto: puede hablar con gente que está muerta. Eso ocurre en Sexto sentido (The Sixth Sense, 1999). Macaulay Culkin fue un pobre angelito, pero también El ángel malvado (The Good Son, 1993). Henry es un niño modelo; sin embargo, bajo su apariencia cariñosa y apacible se esconde una mente retorcida y poblada de ideas malignas. Tatum O’Neal ganó el Óscar por su trabajo en Luna de papel (Paper Moon, 1973), en donde interpretaba a la supuesta hija de un estafador de poca monta durante la Gran Depresión. Para terminar, no podemos de dejar de nombrar estas películas: Billy Elliot (2000), El perfecto asesino (Léon, 1994), El exorcista (The Exorcist, 1973), El imperio del sol (Empire of the Sun, 1987) y Charlie y la fábrica de chocolate (Charlie and the Chocolate Factory, 2005), entre otros.

Como vieron, la inocencia que proyecta un niño puede ser usada para que lloremos a lágrima tendida, tengamos aventuras que nos retrotraigan a nuestra infancia o suframos el mayor de los terrores hasta dejarnos sin habla. Todo vale en el cine. Les deseamos a todos los pequeños que pasen el mejor de sus días, a puro pochoclo y películas.  

ADN DE NIÑOS ACTORES

  • En la mayoría de los casos, los niños actores no tienen edad suficiente para ver las películas.
  • Los chicos cuentan con leyes laborales diferentes por ser menores de edad, y también regulaciones de seguridad más estrictas.
  • En general, los pequeños que han sido estrellas sufrieron problemas con el alcohol o las drogas durante su crecimiento.
  • Otro problema es que la ternura y la gracia se pierden al crecer, así que el tránsito hacia una carrera estable en la adultez suele ser muy difícil.

 redaccion@convivimos.com.ar