E-learning: Aprendizaje en movimiento

0
45

Aprender a distancia o a través de un cursado on-line, sin necesidad de salir de la casa, es una tendencia que viene creciendo a pasos agigantados. Solo basta con tener la predisposición y una computadora conectada a Internet.

Por: Antonela de Alva

 

El avance de la tecnología llegó a todas las áreas. Hoy, las personas interesadas pueden hacer un curso en Harvard sin salir de su casa, perfeccionar sus conocimientos, aprender cosas nuevas y obtener certificados internacionales a un bajo costo accediendo a clases virtuales con horarios fijos o sin ellos (depende de lo que cada uno elija), y con material digital. En una conferencia de hace dos años en La Usina del Arte, en la ciudad de Buenos Aires, el chef Ferran Adrià contó que estaba creando el laboratorio culinario más grande del mundo con personas de distintas disciplinas. Era una suerte de continuación de su famoso restaurante El Bulli, que cerró para dedicarse a investigar la cocina y aprender sobre ella. La cocina es más que ingredientes y recetas, aseguró. Se necesita la opinión de físicos, químicos, neurólogos para ver cómo funciona el gusto, expertos en marketing y comunicación, entre otros. Él es uno de los tantos chefs que se formó a sí mismo en la cocina, en su casa y en restaurantes, leyendo, investigando. Cree en el mundo autodidacta. Por eso, explicó con énfasis que casi todo el mundo podría ser autodidacta gracias a plataformas como edX o Coursera. Pocos lo entendieron en ese momento. Sin embargo, el e-learning es una tendencia en crecimiento. Un estudio que dio a conocer la Universidad Internacional de La Rioja (España) muestra que desde el año 2000 la formación educativa a través de Internet ha crecido más del 900 por ciento a escala global.

En su web, José Manuel Martín, director de Netex, una empresa de tecnologías del aprendizaje, estima que el mercado de e-learning en 2023 superará los 240 billones de dólares.

Hay universidades que están on-line para que cualquiera que tenga una computadora pueda aprender. El e-learningconsta de formar o formarse utilizando la tecnología, de aprender a distancia. Los cursos abarcan administración de empresas, informática, ciencia, historia y salud, entre otros. Además, es un recurso utilizado tanto por empresas como por instituciones educativas de distintos rangos.

En edX, una de las plataformas más concurridas, los cursos son con certificados que están verificados por las instituciones socias. Estos pueden tenerse por asignatura o por grupos de cursos reunidos por temas. También hay micromasters: serie de cursos de nivel universitario ofrecidos por universidades como el Instituto de Massachusets (MIT), Harvard o la Universidad Autónoma de Madrid para avanzar en cualquier carrera profesional. Para acceder a un certificado hay que pagar el abono de cada curso, pero todos pueden hacerse gratis en cualquier parte del mundo.

“La clave es la escalabilidad: pasar de llegar a un ámbito geográfico reducido a que el único límite sea la barrera idiomática”, afirma Alejandro José, docente y creador de la empresa MKT Marketing Digital, quien trabaja desde hace más de diez años en la comunicación digital y en el desarrollo de distintos cursos de e-learning en la Argentina, dictando clases tanto físicas como virtuales.

“Tanto los alumnos como los docentes, pueden acceder al material de estudio o dejarlo durante 24 horas”. Alejandro José

Otra variante es Coursera, que sigue los mismos principios que la anterior y fue creada por la Universidad de Stanford. Allí hay cursos de inteligencia artificial, de cómo aprender a aprender, de auxilios psicológicos y hasta de gestión de proyectos, entre otros. La Universidad Austral, de Argentina, ofrece sus cursos allí.

La ventaja es que “tanto los alumnos como los docentes pueden acceder al material de estudio o dejarlo durante las 24 horas; y el contenido puede ser actualizado cada vez que sea necesario”, sigue Alejandro José.

“Además, si te perdiste la explicación, podés volver a escucharla cuantas veces quieras. La desventaja es que dependés ciento por ciento de tu conexión a Internet, sin eso estás perdido”, agrega Flor Mansi, quien obtuvo su experiencia en e-learning trabajando para distintas universidades que desarrollan carreras con plataformas de este tipo. Así creó su empresa, Easy Gestión.

El mayor problema que enfrenta Latinoamérica es la brecha digital. Y si bien esta ha disminuido desde el año 2000, todavía quedan muchos países que se ven perjudicados. En la Argentina, existen ciudades con poca o casi nula conexión. Y la mayor dificultad es que si parte de estos cursos quieren bajarse para verse off-line, el tiempo que se requiere es mayor y se encarece la capacitación.

Otra desventaja es que “tener las clases a disposición todo el tiempo es un arma de doble filo: si no hay disciplina o verdadero interés para dedicarles tiempo, mirarlas y hacer los ejercicios, se cae en el ‘después lo hago’, y eso puede ser nunca. Hay que entender que es clave dedicar días y horas a aprender de esta manera”, explica Florencia Romano, creadora de Cuenta Mi Cuento y directora de Glitter Comunicación.

El e-learning también se propone como un recurso para empresas, especialmente las que requieren capacitación constante. Muchas compañías crean sus propias capacitaciones. “Los clientes a los que les generamos plataformas de e-learning han logrado escalabilidad exponencial”, suma Alejandro José.

Muchas veces es un recurso que se elige por necesidad. Rocío Martín, líder de SIA (Sienes Inquietas Asociadas), considera que “es un recurso más práctico para empresas que deben capacitar a su personal. Para quienes tienen tiempos acotados o largas distancias a centros educativos, también. El aprendizaje debería intentar ser muy interactivo. Y se deben utilizar todas las técnicas posibles para sumar contenido”.

En Colombia, Francisco ArreagaSehtman, el encargado de Mercadeo Digital para la Universidad Del Valle, explicó por qué el e-learning es fundamental: “Llegamos al e-learning por la dificultad que significaba para los estudiantes trasladarse. La educación a distancia permite que sigamos abiertos y que las personas que están migrando puedan continuar estudiando, aunque la principal desventaja es que nos ha costado mucho que los docentes se ajusten, algunos han requerido mucho apoyo para modernizarse”.

Por otra parte, muchas empresas ya dejaron de tener un espacio físico propio. “Yo estoy en Córdoba y trabajo a distancia con una empresa de Buenos Aires, por lo que para lograr mejorar la calidad en el servicio a los clientes de esa empresa, tengo una reunión con el equipo y grabo un pequeño video de cómo se realiza la actividad por si la tiene que llevar a cabo otra persona”, desarrolla Jorge Fariello.

Aprender todo en todo momento y en todo lugar es parte de la dinámica que hoy en día se requiere. Muchos creen que esto potencia la libertad de elegir, mientras que otros lo ven como una nueva forma de esclavitud. Quizás la solución esté en utilizar estas herramientas en pos de un conocimiento.

APRENDER CON RECURSOS DIDÁCTICOS

En una estadística publicada en la revista Forbes sobre los millennials, aparece como primer dato que el beneficio que más valoran en un trabajo es la posibilidad de recibir

entrenamiento y formación en su ámbito. Para esto existen plataformas de LMS (Learning Machine Systems) como Moodle o Chamilo, donde cada uno puede crear cursos a su medida y acceder para capacitarse también.

Amazon Web Services es la mayor plataforma elegida para alojar otras plataformas de e-learning de instituciones educativas y empresas. Amazon tiene más de diez recursos para proveer a los docentes una experiencia distinta de clase y para que ellos creen sus propios cursos, pero también se encarga de que los alumnos descubran el conocimiento.