Cuando el arte se cruza con lo sustentable

0
41

Circo Reciclado es solo una de muchas versiones de estos felices encuentros entre ecología y expresiones artísticas. Propuestas para grandes y chicos.

Por: Denise Destéfano

Foto: Gentileza Circo Reciclado

 

Qué mejor manera de enseñar el camino de la sustentabilidad que a través del entretenimiento. En estos días en que todo se tiñe de verde, hay muchas opciones para acercar a niños y adultos al medioambiente, y aprender sobre el cuidado de la naturaleza jugando. Y eso se logra aun en los lugares más difíciles de acceder: ciudades chicas del interior o barrios con más necesidades donde la ecología no es una preocupación prioritaria.

En distintos lugares de nuestro país hay espectáculos dedicados a enseñar sobre diferentes aspectos de la sustentabilidad: reciclado, cuidado del agua o la energía, alimentación consciente, separación de residuos y mucho más. Un ejemplo es Circo Reciclado, un grupo de artistas circenses, docentes y ambientalistas que organiza espectáculos educativos, animaciones y talleres en escuelas, jardines de infantes, salas de teatro, festivales y ferias de consumo responsable en lugares tan dispares como Nueva Zelanda, Uruguay, Bolivia, España y, por supuesto, Argentina. Se definen como “una mezcla de arte y conciencia que se unen para generar un cambio positivo”.

“Buscamos sensibilizar a través del arte, que siempre es un canal de comunicación muy potente y hace reflexionar a la gente”, comenta a Convivimos Diego Brailovsky, fundador del grupo.

Este proyecto autogestivo e independiente nació en la cabeza de Brailovsky, porteño, en una playa paradisíaca de Nueva Zelanda. Un año y 80 espectáculos después, recibidos con muy buena aceptación por parte del público, el emprendimiento llegó a Buenos Aires y con los años se extendió a Uruguay, Bolivia y España.

La agrupación de malabaristas, payasos, acróbatas, animadores, actores y otros entusiastas diseña e implementa programas artísticos de sensibilización para promover el cuidado ambiental y el desarrollo sustentable. En escuelas y jardines ofrecen capacitaciones sobre reutilización y reciclaje de residuos, cuidado personal, alimentación saludable y otros temas de interés social. También hacen espectáculos y talleres en empresas y espacios públicos.

“El espíritu es poder formar artistas y ambientalistas en cada lugar adonde vamos. En España tenemos un pequeño grupo que responde a distintas actividades que van surgiendo. Recientemente, hicimos concientización en tres playas de Valencia. Y en Argentina estuvimos en Santa Fe, Azul, Saladillo, Mar Chiquita y varios lugares del conurbano bonaerense”, menciona Brailovsky.

“Buscamos sensibilizar a través del arte, que siempre es un canal de comunicación muy potente y hace reflexionar a la gente”. Diego Brailovsky

Un show parecido a los del Circo Reciclado es el de los SuperRecicladores. Esta compañía de teatro infantil tiene una obra donde recorre distintas escenas de la vida cotidiana señalando lo que ellos llaman los “pequeños grandes errores” que cometemos en relación con el agua, el reciclado, el consumo excesivo y todo lo referente al cuidado del planeta. Los SuperRecicladores pretenden enseñar con juegos, canciones y coreografías que el mundo es nuestra gran casa y que podemos entre todos aprender a cuidarla. Estas vacaciones de invierno estuvieron en Palermo, pero el show es itinerante.

En la misma línea se ubica Locos por la basura, una obra de teatro musical en la que la instalación de un basural frente a una casa confronta a los vecinos en la búsqueda de la mejor solución, que en este caso es aplicar la fórmula de las tres «R»: Reducir, Reutilizar, Reciclar. Tanto el vestuario como la escenografía se hacen con desechos domésticos y textiles. Es ideal para chicos de 3 a 10 años.

OTRAS ARTES AMBIENTALES

Para el mundo de los adultos, el arte ambiental también tiene varias expresiones en la Argentina.

Desde mediados del siglo pasado la temática ecológica se viene colando en la música, la pintura, la escultura y otras formas artísticas locales, siguiendo la tendencia mundial. Entre los artistas contemporáneos podemos destacar a KardoKosta y su land art, una corriente que emplea elementos de la naturaleza para hacer obras en espacios abiertos. Hoy vive en Suiza y su trabajo es reconocido en todo el mundo.

Otra argentina que podemos ubicar en esta vertiente es Inés Fontenla, cuyas instalaciones o pinturas usan elementos tradicionales, pero siempre invitan a reflexionar y despertar en el espectador una conciencia ecológica. Aborda temáticas como la escasez de agua dulce, la contaminación, el cambio climático y el agujero de ozono.

Un capítulo aparte merecen los cientos de creadores sin nombre famoso que eligen la problemática ambiental para expresarse en las ferias y los festivales que se realizan en todo el país. En Jujuy, por ejemplo, del 3 al 10 de noviembre tendrá lugar el Festival Internacional de Arte Sustentable Jujuy Corazón Andino, con el apoyo de la provincia, que convoca a artistas locales, nacionales e internacionales, instituciones sin fines de lucro y empresas, con el fin de “proyectar al mundo un polo cultural potente que genere una conciencia sustentable”.

Reset Arte Sustentable es una muestra que apoya a proyectos artísticos relacionados con el reciclaje u obras de arte que incluyan materiales reciclados. Este año se realizó, por segundo año consecutivo, del 17 de mayo al 10 de junio en Río Gallegos, Santa Cruz, con obras de artistas locales y otros de Córdoba, La Plata y Puerto Madryn.

Para los interesados en conocer más sobre arte ambiental, otra opción es anotarse en los talleres y seminarios que empiezan a aparecer en distintos puntos del país en centros culturales, clubes de barrio y organizaciones ecológicas o en instituciones reconocidas como la Universidad Nacional de las Artes.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó en 2013 el proyecto Murales Ambientes del Programa Escuelas Verdes, donde los docentes de distintas escuelas participan de un ciclo de capacitaciones para profundizar en temas de sustentabilidad y aprender sobre la técnica del mural. En una segunda etapa, estos maestros enseñan a los estudiantes a realizar diseños con materiales reutilizados como tapitas de plástico, corchos y llaves para decorar el frente de la escuela.

UN MUSEO DE LA BASURA

El tercer museo de residuos del mundo está en Morón, provincia de Buenos Aires. Ahí se puede conocer la historia de la basura a través de los objetos y revincularse con ellos.

Está a cargo de la asociación civil Abuela Naturaleza, que trabaja con recuperadores urbanos y realiza tareas de investigación y desarrollo para la reutilización de materiales. La organización se propone “reivindicar el rol del cartonero en el camino del reciclado y recuperar valores para una vida sustentable e inclusiva”.