Lo nuevo para correr

0
4

Una serie de gadgets tecnológicos enriquecen la experiencia de los runners. Algunos sirven para programar el entrenamiento y otros para mantenerse conectados.

Los corredores cuentan cada vez con más cantidad de wearables, que es como suele llamarse a los dispositivos portátiles que a su vez son “llevables” o “vestibles”. Sirven para monitorear el ejercicio físico, pero también para agregar nuevas posibilidades que enriquecen la actividad y mantienen conectado al usuario. 

Un insumo básico es el smartwatch con aplicaciones específicas para el entrenamiento. Es también el más caro, ya que su precio oscila entre $25.000 y $35.000; es decir que los demás van a parecer superbaratos en comparación. 

El reloj inteligente Garmin Forerunner es considerado uno de los más completos. Mide la frecuencia cardíaca, el ritmo y los intervalos en la marcha, registra los kilómetros hechos, cuenta los pasos (podómetro), calcula la altura del terreno sobre el nivel del mar (variable muy importante para el trekking) y trae un GPS para chequear más tarde el trayecto recorrido en el mapa de Google. Incluso incorpora un detector de emergencias que, en caso de que ocurra un accidente, envía un mensaje a los contactos con las coordenadas del hecho. Además, su aplicación Garmin Coach ofrece planes de entrenamiento con objetivos de distancias por alcanzar de hasta 21 kilómetros (media maratón). Por supuesto, indica cuándo se los cumplió y entonces establece una nueva meta. 

Otro insumo casi obligado, en este caso para la seguridad del runner, es el llamado “clip” o pulsera con luces reflejantes para poder ser visto (y no ser atropellado) por los vehículos cuando hay niebla o poca luz. En este segmento se destaca el Tabiger Clip LED, con un diseño en forma de herradura que se adapta a la muñeca, al talón o al tobillo, gracias a que está hecho de un material plástico que garantiza el equilibrio ideal entre flexibilidad y rigidez, y así permite una colocación fácil y rápida.

En el rubro de los auriculares para runners, la novedad son los inalámbricos que rodean la oreja pero sin taparla, como el Aftershokz Trekz Air, que conduce las ondas sonoras por vibración a través del hueso, de modo que no se pierden los ruidos exteriores y se evitan accidentes. A su vez, quien quiera los puede combinar con un brazalete ajustable para llevar el celular en el brazo, además de las llaves, tarjetas o lo que uno quiera, como los modelos de Gritin o RevereSport.

Por último, el masajeador Odoland es un rodillo de espuma sintética a batería, ideal para pasárselo (solo o con ayuda) por la espalda, los muslos y las piernas. Su vibración sobre los músculos sirve para relajarlos después del ejercicio. 

UNA SOGA HIGH TECH

El tradicional juego infantil de saltar la soga, tan beneficioso para la coordinación muscular y la actividad sanguínea y respiratoria, ahora se puede practicar con apoyo de la tecnología. La Smart Rope (soga inteligente), desarrollada por Tangram Factory, muestra en tiempo real la cantidad de saltos, el tiempo y las calorías quemadas. Lo increíble es que estos datos numéricos, generados por unos sensores en los mangos de la soga, se visualizan… ¡en el aire! Esto es así porque los focos led incorporados en la cuerda proyectan los datos, sin necesidad de una pantalla, frente a los ojos del usuario.