Mar del Plata: Inconfundible y espectacular

0
277

La ciudad balnearia más importante de la Argentina ofrece infinitos atractivos todo el año. Sol y playas, pero también naturaleza, cultura, espectáculos, gastronomía y confort, a la altura de las más afamadas del mundo.

Por Ricardo Gotta
Fotos Gentileza Turismo Mar del Plata

Los chalets de ladrillo bordó y techo a dos aguas negro con las ventanas de perfil redondeado. La plaza pentagonal, escondida detrás. La playa con su primera línea de carpas y las sombrillas multicolores como hormigas hasta llegar al mar de un turquesa rabioso. Y el lobo de mar gris husmeando el cielo. Es “la Perla del Atlántico”, “la Feliz”, “Marpla”, “Mardel”. Es la ciudad balnearia más importante de la Argentina, que combina en una postal única el casino, la plaza Colón, el lobo y la multitudinaria Bristol.

Es Mar del Plata. A cuatro horas de distancia de la ciudad de Buenos Aires, ofrece todo el año un inacabable abanico de atracciones, para todos los gustos y cualquier presupuesto.

En cuanto a su oferta de playas, posee más de 20 kilómetros en su propia costa, más la proximidad de otras en localidades cercanas. Abiertas o cerradas, todas cuentan con una extraordinaria oferta gastronómica y de otros servicios de confort, empezando por los tradicionales alquileres de carpas y sombrillas.

La Bristol, queda dicho, es la vedette, un símbolo de la ciudad, incluida en el triángulo de las playas del centro junto con La Perla, la popular y la Varese: las más concurridas, muy familiares, remodeladas en los últimos años, rellenadas y agrandadas. La Perla, elegante y diseñada por Clorindo Testa, se encuentra frente a plaza España, con una extraordinaria vista. La Varese, pintoresca, pequeña y protegida de las fuertes corrientes, está ubicada en el cabo Corrientes, en la zona del Torreón. Al sur del cabo, la muy llamativa Playa Chica, con rocas grandes, elegida en jornadas ventosas. Luego, Playa Grande, de mar abierto, preferida por surfistas, a la vera del residencial barrio Los Troncos y del club de golf. También es muy familiar por su multiplicidad de paradores.

Luego llega la más extensa: Punta Mogotes, con sus 3 kilómetros. Al sur del puerto, es un espectacular megacomplejo de 24 balnearios, muy afamados en los últimos lustros, ahora auspiciados por importantes marcas. Intercomunicados, cuentan con alta variedad de servicios, incluidas piscinas e instalaciones deportivas de primer nivel, al punto que se organizan allí, por caso, torneos de fútbol y espectáculos musicales. Cuentan con una muy variada gastronomía, amplias zonas de estacionamiento y un lago artificial. De cara al faro, al sur, se advierten zonas de mar abierto cercadas con bosques, barrancas y acantilados: son las playas más agrestes de la ciudad. Hacia el norte de su bellísima costa, Mar del Plata ofrece las playas de Camet, recortadas por acantilados que la contienen del viento. Son muy populosas y frecuentadas por pescadores. Claro que, además, están los balnearios próximos, a los que se llega por la RN 11: al norte, Santa Clara del Mar (21 km), Mar de Cobo (30 km), Mar Chiquita (37 km); al sur, Chapadmalal (26,1 km), Miramar (46,6 km), Mar del Sur (60 km) e incluso Necochea (125 km, por la RP 88).

Y, por supuesto, la nudista Playa Escondida, pasando Chapadmalal, presentada como la “primera y única naturista del país”: ambiente íntimo de gran belleza, dunas, acantilados, aves y entorno de bosques.

Una postal marplatense de todos los tiempos: el lobo de mar, en la puerta de la playa Bristol.

TODO EL AÑO
Pero no todo es arena y sol. El centro marplatense, en concordancia con su carácter multifacético y policultural, ofrece encantos muy particulares. Por caso, los vitrales franceses y la araña de cristal de Baccarat de la Catedral de los Santos Pedro y Cecilia, construida hace 115 años, ubicada en un extremo de la peatonal San Martín, arteria icónica con sus siete cuadras repletas de comercios, ofertas gastronómicas, los teatros más convocantes y múltiples espectáculos callejeros. A metros, la afamada Feria de los Artesanos: 150 puestos en los que se halla de todo, a bajo precio.

La peatonal finaliza en la Rambla, cerca del complejo Casino-Hotel Provincial-Rambla, construida por el arquitecto Alejandro Bustillo en 1938, con fuerte influencia francesa. La ciudad tenía jóvenes 63 años, tras ser fundada por Patricio Peralta Ramos (como homenaje el boulevard costero lleva su nombre), en terrenos de su estancia que había contenido una de las misiones jesuíticas de la región.

Hacia el norte, antes de Punta Iglesias, está el Muelle del Club de Pescadores, construido con la idea de simular un transatlántico anclado. En su confitería se degustan exquisiteces. Unos metros más allá, el Puente de los Candados, el paseo Alfonso Dávila, el monumento a Florentino Ameghino y también el dedicado a Alfonsina Storni, obra de Luis Perlotti, en el que figuran los versos del poema “Dolor” (1925).

En la recorrida imaginaria se llega a un predio extraordinario, a 7 km del centro: el Parque Camet, 136 hectáreas de coníferas y eucaliptos donadas por Juan Camet al viejo Club Mar del Plata a principios del siglo XX. Tiene fogones, juegos, proveeduría, feria artesanal de la tercera edad, dos tranvías históricos y canchas de fútbol, rugby, hockey, polo e hipismo, circuitos peatonales y ciclistas, alquiler de caballos o sulquis, árboles, flores y aves. Y una laguna donde desemboca el arroyo La Tapera.

La playas del faro, a las que se puede ingresar con 4×4, son ideales para deportes acuáticos.
La Perla, con sus playas abiertas, la tradicional plaza España y el Museo de Ciencias Naturales.
La plaza Colón, de forma pentagonal desemboca en el boulevard Peralta Ramos. Más allá, el casino.

DIVERSIÓN Y CULTURA
La avenida Constitución, uno de los ingresos a la ciudad, es famosa desde los 80 por la multiplicidad de boliches nocturnos. A pocas cuadras se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo (MAR): con 7000 m2 de exposiciones y muestras de vanguardia, cada temporada recibe a cientos de artistas y proyecciones. De noche está asombrosamente iluminado.

Una urbe tan propicia para la diversión tiene también una extraordinaria oferta de actividades culturales, edificios históricos y visitas guiadas. Por caso, el Museo Municipal de Arte Juan Carlos Castagnino, en el palacio Art Nouveau (pictórico); el Archivo Histórico Roberto T. Barili (objetos, testimonios y documentos de la ciudad); el Municipal de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia (paleontología); el CC Victoria Ocampo (residencia de la escritora); el José Hernández en Laguna de los Padres (gauchos y pueblos originarios); el CC Osvaldo Soriano; Casa Bruzzone; el Museo Tradicionalista Ambrosetti; el Arqueológico Guillermo Magrassi y el Malvinas Tte. Aviador Márquez.

Además, como buena ciudad costera, Mar del Plata tiene su faro, uno de los más antiguos del país. Se llega a la linterna escalando 154 peldaños, a una altura de 35 m, y su luz se observa a 50 km. Allí funcionó un centro clandestino de detención durante la última dictadura cívico militar, y actualmente es un Espacio de la Memoria. A pocos metros se levanta el Aquarium Mar del Plata, con sus lobos marinos, acuarios, aves y una gran multiplicidad de entretenimientos: shows de delfines, lémures, nutrias, pingüinos, visor subacuático de tiburones, el Teatro del Mar, el acuario virtual y las charlas didácticas.

Es muy recomendable tomar unos buenos mates en la zona de la laguna de Sierra de los Padres. Su hermoso paisaje ondulado, las mesetas, las formaciones geológicas de 250 millones de años y el espejo de agua, su zoo y sus recreos, el campo de golf y la Parroquia Nuestra Señora de Pilar se encuentran a media hora de viaje desde Mardel por la RN 226.

En la laguna, además, se realizan actividades náuticas. El paseo se completa en la Milagrosa Gruta de los Pañuelos: los creyentes hacen sus promesas y anudan sus pañuelos.
Otro paseo casi obligado es al puerto de pescadores, el más importante de la Argentina, por su colorido amarillo, anaranjado y rojo, el incesante ir y venir de pescadores, la pesca artesanal en pequeñas barcazas, la cercanía de gaviotas y lobos marinos. Tiene una atractiva escollera con un restaurante y un mirador que ofrece una vista espléndida, junto al Cristo tan sentido por los marineros, al que le confían sus destinos. Es impresionante su oferta gastronómica en base a pescados y mariscos que nada envidia a los rincones más exquisitos del mundo. El restaurante más tradicional es Chichilo, una atracción que viene de los anales de la Feliz, para aportar a esa ciudad exultante que se convirtió en un centro gastronómico de alto nivel de exquisitez, con gran variedad en sus ofertas populares. Hay para todos los gustos: carnes, pastas, parrillas, pizzerías, comida rápida.

La pastelería es otro de los atractivos de Mar del Plata, con dos marcas emblemáticas: Balcarce y Havanna. Los postres de una, los alfajores de la otra. Famosos en el mundo. Una porción desbordante de una crema única, el sabrosísimo dilema de elegir uno de chocolate o el de dulce de leche, de sabor inigualable, que no varió a pesar del cambio de propietario. Y que hacen a la historia de una ciudad imperdible en cualquier fecha del año.

El Torreón del Monje, un icónico mirador marplatense que fue donado a la ciudad por Ernesto Tornquist. Fue refaccionado múltiples veces.

DATOS ÚTILES

CÓMO LLEGAR
Por auto: Mar del Plata está a 404 km de la CABA, con dos peajes en la Autopista Bs. As. La Plata y otros dos en la Autovía 2. Otros ingresos: desde Mendoza, 1334 km, por la RN 7 hasta Vicuña Mackenna y la RN 35 hasta Realicó; la RP 188 hasta Villegas y la RN 226. Desde Bahía Blanca, 451 km, por RN 3 hasta Tres Arroyos, la RN 228 hasta Necochea y la RN 88. En micro, las principales empresas: Micromar, Plusmar, Cóndor-Estrella, Chevallier, Rápido Argentino, El Pulqui, Flecha Bus, Rutamar, Costera Criolla, Vía Bariloche, Tony Tour; la terminal está en San Juan 1521. En tren, desde Buenos Aires (Retiro) y otros varios puntos del país; la terminal está en Pedro Luro 4400. En avión: Aerolíneas Argentinas y Sol Líneas Aéreas;

el Aeropuerto Astor Piazzolla está en la zona de Camet, a pocos minutos del centro, en la RN 2, km 398,5.
DÓNDE ALOJARSE
Es una ciudad completísima, con hoteles de todas las estrellas, residenciales, cabañas, apart hoteles, departamentos, casas y las variantes que se les ocurran a los viajantes. Los valores son muy variables y hay para todos los bolsillos. Para este año se prevén facilidades para los pagos. Todos los establecimientos, las inmobiliarias y hasta muchos particulares aceptan todas las tarjetas y pago en cuotas. En la ciudad y en las afueras también hay posibilidades de campings y zonas de vans.
CARTELERA
Ninguna otra ciudad balnearia ofrece la cantidad de espectáculos

teatrales y cinematográficos. La temporada de verano 2019 incluye a las mejores figuras y se destacan los shows de Midachi, Fátima Superstar, Los puentes de Madison, Fuerza Bruta, El show de Martín Bossi, El padre (con Pepe Soriano), entre otros. El under también tiene su muy generoso lugar en la lista. Además se preparan muchos recitales gratis dentro de la ciudad y en las playas. Se anuncia a los mejores DJ de la música electrónica.
PARA TENER EN CUENTA
La agenda de eventos incluye el bus turístico (gratis desde el 2/1 hasta el 28/2/2019); Los 8K del Puerto (3ª edición, el 7/1); Mar del Plata Moda Show en el Hotel Costa Galana (8/1); el Maratón Acuático, en la Playa Varese (8/1); el escritor Felipe Pigna

en Verano Planeta (8/1); los Escritores en el Parque, en el CC Victoria Ocampo (días 7, 13 y 20/1); la Fiesta de los Pescadores, en el puerto (del 10 al 28/1); la carrera de Aguas Abiertas de la Mutual de Guardavidas (14/1); Boxeo Solidario, Boxeadores vs. Famosos, en Paseo Hermitage (14/1); La Copa de Mar del Plata-Fútbol de Verano, (desde el 16/1) con la participación de River, Boca, Racing, San Lorenzo, Independiente, Vélez, Gimnasia LP, Estudiantes LP; Los 10K Open Sports (24/1), en plaza España; Fiesta en Honor a Iemanjá (4/2), en las playas del centro, frente a la Rambla; la 46ª Fiesta Nacional del Mar (del 23 al 26/2), en las escalinatas de Playa Grande.