Mina Clavero:
Naturaleza y espíritu serrano

0
4

Mina Clavero es un emblemático enclave turístico cordobés ubicado en el corazón del valle de Traslasierra. Imponentes paisajes naturales, divertimento para toda la familia y el río homónimo considerado una de las maravillas naturales argentinas.

Fotos: Gentileza Córdoba Turismo

El slogan era “El río que lleva la bandera cordobesa”. Toda la provincia se encontraba expectante. Era el único lugar de la comarca que aún seguía concursando y tuvo el absoluto apoyo regional. Los argumentos estaban a las claras: el cauce –que nace como confluencia de riachuelos y arroyos a 30 kilómetros de la ciudad, en la Pampa de Achala, pleno valle de Traslasierra, y corre de oeste a este por la falda de las sierras– es de aguas frías y cristalinas, tiene propiedades curativas por su corredor de rocas, es el contenedor protagónico de una maravillosa serie de balnearios con sus arenas doradas y muy variadas ollas –ideales para zambullirse y refrescarse–, y, como si fuera poco, posee una belleza extraordinaria. Concluye su recorrido al mezclarse con el río Panaholma para dar nacimiento al río de los Sauces. Y sí, finalmente, la fundación New 7 Wonders of the World, que impulsó una iniciativa que fue votada por más de un millón de personas, determinó en este 2019 que el río Mina Clavero sea una de las Siete Maravillas Naturales de la Argentina.

Por supuesto que la distinción no hizo más que darle prestigio y popularidad a uno de los rincones de la Argentina que de por sí ya era recorrido por miles y miles de turistas, y que vuelve a aparecer en el listado de los lugares altamente recomendables para esta temporada.

Porque, además, el río atraviesa la ciudad cordobesa de Mina Clavero, que pertenece al departamento San Alberto y es el centro turístico del valle, entre los cordones montañosos de Achala y Pocho. Se ubica a 915 msnm, a unos 160 kilómetros de Córdoba capital, y se accede a ella por el imponente Camino de las Altas Cumbres. Se encuentra, además, a menos de una decena de kilómetros de Villa Cura Brochero e inaugura una veintena de localidades, todas muy agradables, a lo largo de Traslasierra. Allí también se origina el embalse La Viña, que se destaca por su muro de contención de 102 metros, el más alto de Latinoamérica.

La pequeña cascada surge en el nacimiento mismo del río Mina Clavero, en la Pampa de Achala.
Los cordones montañosos de Achala y Pocho, que envuelven a la ciudad, completan un paisaje maravilloso.

El recorrido del río ofrece 14 kilómetros de playa de arena y rocas, pequeñas cascadas y amplios balnearios como La Toma, a solo 5 kilómetros del centro, muy característico por sus subidas y bajadas por las piedras, y el Nido del Águila, con su pileta natural muy profunda ideal para clavadistas: en verano, además, se convierte en un centro juvenil, atractivo de día y de noche. Al llamado Río Hondo se accede recorriendo el camino de los artesanos, en tanto que el balneario municipal de la ciudad, también conocido como “La Residencia”, es el más popular, ya que cada verano convoca a miles de visitantes. El Baño de los Dioses, por su parte, se encuentra sobre el arroyo Niña Paula, y sus aguas son muy tranquilas, por lo que es una buena opción para familias con niños. El Abuela Teresa se encuentra en el nacimiento del río, entre las sierras, a 15 kilómetros de la ciudad; es extenso y posee zonas profundas y encajonadas. En todos ellos hay opciones gastronómicas, abundante arboleda y gran tranquilidad.

Para conocer los atractivos “ríos subterráneos” donde nace el río Mina Clavero, se requiere un estado físico acorde, pues se accede a ellos mediante unos 200 escalones. Claro que la recompensa es el disfrute de una paz extraordinaria. Una sensación muy agradable, aunque tan diferente a la que se experimenta en la cascada del Toro Muerto, que se encuentra en el paraje del mismo nombre, a solo 11 kilómetros de la ciudad, al norte del valle: una caída de agua cristalina, con una hoya de una profundidad de 7 metros en medio de las sierras.

La topografía del terreno y el clima de la región contribuyen a que el turista lo vea propicio para la realización de cabalgatas y caminatas de todos los niveles de exigencias, así como travesías y excursiones en mountain bike, cuatriciclos o incluso 4×4 por los caminos serranos. También se practica rapel en la quebrada de San Lorenzo y parapente en Río Los Sauces y Baño de los Dioses; además, atraen los deportes náuticos y los paseos en motos de aguas o en hidropedal: un lugar ideal es el dique La Viña. Y no falta la convocatoria a la pesca deportiva de truchas y pejerreyes en los diferentes arroyos cristalinos que atraviesan las sierras.

Aunque los colores y los paisajes se multiplican en la época estival, Mina Clavero convoca durante todo el año con actividades como el avistaje de aves. Se promociona especialmente la excursión al Parque Nacional Quebrada del Condorito, en la Reserva Hídrica Pampa de Achala. Todo turista, al llegar, se impactará con la imagen de dos gigantescas paredes de piedra de una longitud de 800 metros que en su parte superior se separan por el doble de esa medida, una extraordinaria grieta formada por las sierras que le dan alojamiento a una colonia de cóndores andinos –especie en peligro de extinción en toda Latinoamérica– y también a jaguares, guanacos, pecaríes y tuco-tucos serranos. La zona fue habitada por los comechingones. Otros parajes para encontrarse con esa naturaleza salvaje son el cerro San José, la Reserva Natural Chancaní, La Palmita, Remanso Cuadrado, quebrada del Sobrado y los túneles de la quebrada de la Mermela.

Uno de los tantos pequeños diques de contención del valle de Traslasierra, este en plena Mina Clavero.
Uno de los pasatiempos preferidos de los turistas: lanzarse por la vera de los cauces en la búsqueda de rincones extraordinarios e inigualables.

Mina Clavero ofrece todo el confort y el entretenimiento que puede requerir el turismo, especialmente a lo largo de la avenida San Martín, que en la temporada de verano se convierte en peatonal. Por ejemplo, la infraestructura de alojamientos, una amplia oferta gastronómica y una enorme variedad de opciones de diversión, como casino, bingo, espectáculos teatrales y callejeros, o el paseo de los artesanos y tejenderos, entre otras. Para los más pequeños, la ciudad siempre ofrece obras infantiles, talleres y la Casa de los Titiriteros. Y para todos, sus museos: el de las Campanas, que conserva una colección privada de 600 piezas de diversos tamaños, materiales y orígenes; el Piedra Cruz Sur, que es el más antiguo de la localidad, con su colección de minerales, piedras y fósiles; o el Arqueológico Comechingón, sobre la RP 34, para adentrarse en la vida de los antiguos habitantes de la zona y los distintos elementos utilizados por ellos: hay evidencias que demuestran la presencia humana en la región serrana desde hace 11.000 años. No son menos convocantes el Museo del Cactus, con una variedad impresionante, y el de las Municiones, con 1300 piezas, una mina submarina de la Segunda Guerra Mundial y balas de cañón de la Vuelta de Obligado.

Claro que la travesía, más que nunca, empieza cuando se toma el camino de ida. Uno de los ingresos más comunes a Mina Clavero es por el extraordinario Camino de las Altas Cumbres, que en realidad es la RP 34. Es considerada la tercera Maravilla Artificial de Córdoba y une la capital provincial con el valle de Traslasierra. En sus poco más de cien kilómetros de extensión se encuentran increíbles paisajes muy diversos, repletos de puentes colgantes y pircas. En 1918 se inauguró oficialmente, aunque recién en la década de los 60 se comenzó el nuevo camino completamente asfaltado que se presentó en 1988. Su traza irregular invita a disfrutar también de avistajes de aves y a admirar pueblos y parajes en los que se hallan exquisiteces gastronómicas regionales y artesanías. Como si no alcanzara con divisar sus quebradas, arroyos y cascadas de particular belleza. Es impresionante tanto en verano como en invierno, cuando la nieve lo cubre y le agrega peligrosidad, pero también una serie de vistas extras realmente sensacionales. 

POR LOS CAMINOS DEL VALLE

El valle de Traslasierra se destaca por su belleza, espíritu serrano, tres embalses, la vista constante a un impresionante cordón montañoso, volcanes, ríos, arroyos, bosques, palmares. Rodea al dique La Viña, en el embalse Luis Antonio Medina Allende. Al norte de Mina Clavero se encuentra la Villa Cura Brochero, Panaholma y San Lorenzo; y al sur, ya por la RN 20 y la RP 14, una veintena de localidades, a cual más bonita: Arroyo de los Patos, Nono, Las Calles, Las Rabonas, Los Hornillos, Villa de las Rosas, Las Tapias, Los Cerrillos, San Javier, Yacanto, La Población, Luyaba, La Paz, Loma Bola (camino a Merlo, ya en San Luis) y, en el centro, la ciudad de Villa Dolores, con la pintoresca Piedra Pintada, a muy pocos kilómetros de distancia.

DATOS ÚTILES

CÓMO LLEGAR

El área de Traslasierra está ubicada al oeste de la ciudad de Córdoba, limitada por diversos cordones serranos. Mina Clavero se encuentra a 122 kilómetros de la ciudad de Córdoba. En auto, el camino más recomendable es la RN 20, autopista hasta Villa Carlos Paz, y luego atravesar el Camino de las Altas Cumbres. En bus: las opciones son Ersa, Coata, Panaholma y Sierras Bus. Desde Buenos Aires la distancia es de unos 878 kilómetros. En avión: el Aeropuerto Ing. Aeronáutico Ambrosio Taravella, conocido como Pajas Blancas, está en la ciudad de Córdoba, y desde allí se puede realizar la conexión terrestre.

GASTRONOMÍA

Es impactante en la región, con sus tradiciones criollas, sabores y aromas. Olivos, hierbas aromáticas, infusiones serranas y escabeche de queso de cabra son solo algunos de los productos. En la ciudad hay ofertas para todos los gustos y paladares, con una gama de restaurantes, marisquerías y parrillas, pizzerías y bares, así como casas de té y confiterías.

ALOJAMIENTO  

La ciudad en particular y todo el valle en general cuentan con una muy amplia oferta hotelera y de servicios. Son múltiples los hoteles de categoría acordes a todos los bolsillos, a los que se suman cabañas, casas de alquiler, hostels y una gran diversidad de campings.

CLIMA

Como en la mayoría de las zonas serranas cordobesas, los días de la temporada veraniega son largos, mayormente despejados, calientes, húmedos; y los de invierno son cortos, fríos, secos y generalmente nublados. Durante el transcurso del año, la temperatura usualmente varía de 4 °C a 29 °C, aunque en los momentos pico suele bajar a 3 o 4 °C bajo cero, y, por el contrario, subir a los 33 °C o más en verano. Todo el año tiene sus atractivos, pero según la “puntuación turística”, el momento ideal para las travesías va desde mediados de octubre hasta pleno abril.

Siempre es recomendable llevar ropa deportiva, liviana, calzado propicio para largas caminatas y abrigo que se pueda quitar o poner fácilmente. Además, por supuesto, no olvidar agua para hidratarse en ninguno de los paseos.

ESTANCIA

Un paseo especial puede ser la Estancia Niña Paula, ubicada al pie del cerro La Esperanza, a solo 700 metros del Camino de las Altas Cumbres, a 12 km del centro de Mina Clavero. La casona, convertida en hotel de montaña, es de estilo criollo con reminiscencias coloniales. Posee un arroyo de agua transparente. Todavía se pueden saborear allí las exquisitas mermeladas y los arropes que Paula Cáceres Olmedo, su propietaria original, preparaba para los primeros visitantes. Recomendable para efectuar caminatas, trekking, cabalgatas o paseos en bicicletas.