San Juan: Paisajes y tradiciones

0
259

San Juan atrae a los visitantes por sus bellos paisajes, climas excepcionales y generosa historia. Sin olvidar sus bodegas, en las que se producen muchos de los mejores vinos. Como para recorrerla de punta a punta.

Por Ricardo Gotta

En el barrio El Carrascal, sobre la calle Sarmiento, a metros de la avenida Libertador, nació y vivió Domingo Faustino Sarmiento en una casa construida en 1811: solo un ejemplo icónico de la rica historia de la región. Claro que también está la ruta del vino o la del olivo, que marca una calidad gastronómica extraordinaria. La Difunta Correa, el Camino del Peregrino y la Cabalgata de la Fe, por su lado, ofrecen un aspecto místico del turismo con atractivos únicos. Pero si la apetencia es disfrutar de la naturaleza y de paisajes estupendos, Jáchal, el valle Fértil, el de Tulum, Ullum y Zonda, Calingasta y la propia ciudad ofrecen alternativas que no son exclusivas, pero sí realmente impresionantes.

Todo eso es San Juan. En su página oficial el latiguillo para promocionarla es elocuente: “Tengo que estar ahí”.

Para empezar, la propia ciudad, a una altura de 650 msnm y con vista a la precordillera, cargada de tradiciones disfrutables y propicia para apreciar las variedades de su arquitectura, en especial las edificaciones que sobrevivieron al terremoto de 1944 y que, a la vez, son el reflejo de ese desastre. Y también sus sabores, su flora, su tranquilidad.

Desde su apertura, en octubre de 2016, un emblema es el Teatro del Bicentenario, un espacio cultural de excelencia con excepcionales condiciones tecnológicas y acústicas. Ubicado en pleno centro, en la calle Las Heras Sur al 400, a pocos metros del Parque de Mayo, del Museo de Ciencias Naturales y del Complejo Auditorio Juan Victoria, es otra cita imprescindible, así como la exestación de trenes transformada en un muy particular centro cultural. Pero claramente el atractivo histórico y cultural más famoso es la propia casa natal de Sarmiento, frente al Ministerio de Turismo provincial, con sus jardines, la colección de elementos que dan cuenta de cómo era la vida del creador de la bandera. También el museo y la biblioteca, con más de 5000 ejemplares, entre los que se destacan las obras completas del prócer, además de trabajos de historiadores y libros de historia regional. Comenzó a construirla su madre, Paula Albarracín, cuando era soltera, y la financió con sus tejidos. Luego se casó con José Clemente Sarmiento y fue transformándola y ampliándola mientras nacían sus 15 hijos. 

La peatonal y la plaza 25 de Mayo pueden ser el recorrido para conocer la Catedral San Juan Bautista, moderna y atrapante, que bien puede constituirse en punto de partida del denominado “recorrido de la fe”… En San Agustín de Valle Fértil se encuentran el Cristo de la Hermandad (con su nueva imagen tallada en eucalipto, en una cruz de hierro de 15 metros) y la Iglesia San Agustín y Ntra. Sra. del Rosario (se tardó en construir más de 50 años). O 12 kilómetros más allá, en Usno, la Capilla San Juan Bautista, pequeña, construida por los vecinos en 1911. En el departamento de Jáchal se halla el Santuario Arquidiocesano de San José de Jáchal, con la imagen traída desde el Alto Perú en 1790. La Capilla Santo Domingo de Guzmán se levanta en la localidad de Rodeo, a 195 kilómetros de la capital, con su estilo postcolonial y sus muros de adobe. En Las Flores, el recorrido místico pasa por la Capilla Ntra. Sra. del Carmen (también conocida como la Capilla de Achango), una de las más antiguas del país, construida por la Compañía de Jesús en 1665 y refaccionada en 1787. En Villa Calingasta, en 1739, las órdenes jesuitas levantaron la Capilla de Catalve. El Cristo de la Misericordia también se encuentra en la Villa: es una escultura de 27 metros de alto colocada en un cerro a 50 metros, obra de Juan Diapolo y Rodrigo Marinelli. En cambio, la Capilla Ntra. Sra. de la Merced está en la localidad de Tamberias. La Parroquia Jesús de la Buena Esperanza se encuentra ubicada en la localidad de Barreal. Y el complejo San Ceferino Namuncurá, emplazado en el departamento San Martín, a 25 kilómetros de San Juan, restaurado con una nueva escultura del santo. 

La fauna de la región se admira especialmente en la reserva de San Guillermo
Los paisajes sanjuaninos ofrecen todas las variantes, siempre seductoramente bellas.
Los viñedos, fuentes de riqueza: el contraste con la precordillera es fuerte y hermoso.

VIVA LA NATURALEZA 

San Juan también invita a disfrutar de la impresionante belleza que está diseminada un poco más allá de la ciudad capital… Por ejemplo, San José de Jáchal, unos 160 kilómetros hacia el norte, allí donde pueblos originarios como los yacampis, los huarpes y los capayanes viven su cultura y su tradición. Y lo hacen entre los antiguos molinos harineros de más de 200 años, que son Monumentos Históricos Nacionales, aún impulsados por el agua. Desde 1962, siempre en noviembre, se celebra allí la Fiesta de la Tradición.

Muy cerca, Huaco, un bello pueblito detenido en el tiempo, con enormes casas coloniales de adobe y calles de tierra. El Viejo Molino del pueblo es Monumento Histórico: en esa casa nació el poeta sanjuanino Eusebio de Jesús Dojorti. La región es reconocida también por el turismo aventura de los aficionados al rapel: tiene 98 vías de escalada (las más conocidas, La Tuquera, La Perfumada, Cauquenes, Agua Negra y Cajón de los Loros).

Un poco más allá se encuentra el valle Fértil, con su extraordinaria vegetación repleta de cardones, jarillas, cactus y algarrobos, entre otros ejemplares. Es un lugar ideal para cabalgar, hacer senderismo o trekking, por caso en pequeñas localidades como Chucuma, Astica, Las Tumanas, Usno y La Majadita. Otro sitio muy recomendable es el Parque Provincial Ischigualasto, conocido como el Valle de la Luna. Las imágenes de sus formaciones geológicas y su riqueza paleontológica son de una magnificencia tal que por sí solo merece una especial visita, al punto que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en conjunto con el Parque Nacional Talampaya. Formaciones como La Esfinge, El Gusano, La Cancha de Bochas y El Hongo no parecen verdaderas si no se las ve con los propios ojos. Percibirlas genera una emoción indescriptible.

En el parque nacional es posible avistar 223 especies de aves, una cuarta parte de las que sobrevuela la Argentina.

Otro lugar magnífico, rodeado por la precordillera y cordillera de los Andes, es el valle de Calingasta, de una belleza impactante. Como lo es el cerro Mercedario, de 6770 metros de altura, el elegido por muchos aventureros para realizar una travesía inolvidable que suele durar unos diez días. El cerro Alcázar, en la localidad de Barreal, es reconocido además porque cada abril se realiza allí el tradicional Concierto de las Américas. En la región es muy popular el carrovelismo, que aprovecha el viento de la Pampa del Leoncito, una planicie de 12  kilómetros por 5 kilómetros que es contenida por el parque nacional, donde pululan guanacos, suri cordillerano y pumas que bajan de los Andes. 

San Juan también ofrece inolvidables noches de cielo estrellado.

Toda la flora y la fauna es majestuosa. Y claro que no faltan los que prefieran cabalgar a lomo de mula y a caballo entre álamos y sauces, o practicar rafting en el río Los Patos. Cada febrero se renuevan los entusiastas que se le animan al cruce sanmartiniano, el camino cordillerano que replica la gesta del general José de San Martín.

Claro que si se opta por no alejarse tanto de la capital, la alternativa es Tulum, Ullum y Zonda, que rodean la ciudad y le otorgan una magnificencia muy especial. 

Empezando por la quebrada de Zonda: el espectacular Autódromo Eduardo Copello está enclavado entre las sierras y posee una pista con forma de signo de infinito que hace delirar a los fanáticos de los deportes-motor, siempre desde una privilegiada escenografía desde las colinas. Su vecino es el Parque Nacional Federico Cantoni, llamado así en honor de quien lo inauguró durante 1932 cuando ejercía la segunda etapa de su gobernación provincial, al recoger una idea del poeta uruguayo Juan Chirapozú. Lo llamó “Bernardino Rivadavia”. A la vera de los paseos internos se alinean 34 bustos de grandes poetas argentinos. Para su espectacular Escudo Nacional se aprovecharon distintas variedades autóctonas de árboles y arbustos (olivos, laureles, tilos, cipreses) para marcar las manos, el gorro frigio, la pica y los demás elementos. Claro que para admirarlo a pleno se deben subir 350 escalones hasta promediar la sierra Chica de Zonda. Más propicio para actividades acuáticas es el dique de Ullum, con su gama de balnearios, que en diferentes épocas del año reciben a los amantes de windsurf, kayak, stand up paddle y kitesurf, pero también a los que prefieren los serenos paseos en catamarán. El río San Juan, que lo alimenta y atraviesa el Parque de Aguas Blancas, es de una belleza excepcional. Y a los pocos kilómetros se encuentra el dique Punta Negra. Son famosos sus paradores: por la gastronomía y porque son propicios para el esperado descanso tras los deportes de aventura.

Claro que está además la opción de disfrutar de los sabores de los mejores vinos. Las bodegas sanjuaninas son de las más reputadas del mundo, y en las visitas guiadas no solo se pueden realizar increíbles degustaciones, maridajes y diversas actividades, sino que también se puede advertir el reflejo de más de cuatro siglos de producción vitivinícola y de la historia profunda de la provincia.

Como si fuera el broche de oro de una estadía muy particular, San Juan, en toda la provincia, ofrece impactantes noches de cielo estrellado. Tienen la fama de ser inigualables, al tiempo que inolvidables. 

DATOS ÚTILES

CÓMO LLEGAR

Por tierra: La provincia es atravesada por la RN 40. Pero además cuenta con rutas de ingreso por sus tres provincias limítrofes: RN 20, RN 141, RN 149 y RN 150. La ruta 20 empieza en la Capital bajo el nombre de “avenida Hipólito Irigoyen”, convirtiéndose en RN en el departamento de Santa Lucía. Une San Luis, Córdoba y Buenos Aires. Principales arterias: la avenida de Circunvalación es la principal vía rápida para ingresar y salir de la ciudad de San Juan. La avenida José Ignacio de la Roza atraviesa la zona de Desamparados e ingresa al departamento de Rivadavia, para convertirse en la RP 12. La avenida Libertador San Martín arranca en el km 0 y conecta el departamento Capital hacia el oeste con el de Rivadavia y Ullum, y al este con el de Santa Lucía.

En bus: A la terminal de ómnibus de la ciudad de San Juan llegan vehículos desde todos los puntos del país. Se encuentra en la calle Estados Unidos 462 y está pegada a la RN 40.

Por avión: El Aeropuerto Domingo Faustino Sarmiento está ubicado a 12 km de la ciudad de San Juan, en la localidad de Las Chacritas. 

CLIMA

El relieve montañoso intercalado por valles y travesías hace que impere un clima templado seco. Las amplitudes térmicas son grandes. En la cordillera se puede vivir un verdadero clima árido de alta montaña. Las mínimas pueden llegar a -30° y el promedio es de 5 grados en el mes más cálido. El viento viene del oeste y el aire es seco. En los valles la temperatura puede llegar a los 45°. El viento Zonda es el más característico: cálido, seco y llega desde el oeste. Predomina en las temporadas de otoño y primavera. De los 365 días del año, 300 son días de sol.

ALOJAMIENTO

En la ciudad y los alrededores se ofrece una gran variedad de hoteles, para todos los gustos y las posibilidades económicas, desde lujosas estancias serranas o alojamientos en la zona céntrica. También hay gran disponibilidad de alquiler de cabañas, casas, residenciales y aparts, como así también variedad de campings privados y zonas libres.

FESTIVIDADES 

De a poco la provincia va retomando la habitualidad de sus celebraciones, todas muy atractivas y variadas. Por caso, la Fiesta Nacional del Sol, que nació en 1972; la Fiesta Provincial de la Punta de Espalda, que suele durar tres días; la Fiesta Nacional de la Tradición, infaltable cada noviembre en Jáchal; la Fiesta de la Semilla y la Manzana, en la propia ciudad para vivir tres noches inolvidables de artistas locales, provinciales y nacionales; la Fiesta de los Enamorados, en la plaza San Martín de Barreal, Calingasta; la Fiesta del Chivo, cada julio, en La Majadita, Valle Fértil; la Fiesta Nacional de Santa Lucía, la más religiosa de las celebraciones en la plaza del pueblo situado a escasos 15 minutos al este de la ciudad.

LA DIFUNTA CORREA

Ubicado en Vallecito, departamento de Caucete, a 64 kilómetros de la ciudad, muchos peregrinos llegan al santuario de la Difunta Correa a pie o en bici. Es el reflejo de la devoción popular por Deolinda Correa, la mujer que emprendió el largo y solitario camino hacia La Rioja, a pie, con su hijo pequeño para ver a su esposo preso. Pero sucumbió por el abrumador sol y la deshidratación. El milagro se concibió cuando el bebé se amamantaba de su madre muerta y salvó su vida. Ese sitio es epicentro además de la “Cabalgata de la Fe”, organizada anualmente por la Confederación Gaucha Argentina, la Federación Gaucha Sanjuanina y el Gobierno sanjuanino: se constituye además de manifestaciones culturales, fogones, comidas típicas, folklore, ritos, payadas y mucho más. Un espectáculo inolvidable.