Uruguay: Una vuelta por las termas

0
1136

Una maravilla saludable compuesta por seis centros termales que se reparten entre los departamentos uruguayos de Salto y Paysandú. Todos convocantes y muy diferentes entre sí, pero los seis rodeados de un entorno imperdible.

Así como el este uruguayo se caracteriza por sus extensas playas que bañan bosques silvestres, el noroeste ofrece el encanto y la magia de sus maravillosos parques de aguas termales que agregan un enorme atractivo al litoral uruguayo, en los de por sí agradables departamentos de Salto y Paysandú. Los propios orientales aseguran que “constituye un verdadero regalo de la naturaleza”. Un privilegio al alcance de la mano. 

El río Uruguay se hace más delgado cuando surca esa región noroeste del país. Tal vez la naturaleza así lo haya diseñado porque en ese persistente trayecto se entrelaza con el extremo sur del Sistema Acuífero Guaraní, uno de los reservorios de agua subterránea más imponentes del mundo, al punto que ocupa un área de más de 1,1 millón de km2, coincidiendo con un sector de la cuenca hidrográfica del Plata, desde la del Paraná hasta la Chacoparanaense. Abarca parte del subsuelo de cuatro países (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) en un área en la que se asientan 23,5 millones de habitantes: más de 9 millones se abastecen del acuífero. Los sectores geotermales del Guaraní adquieren su temperatura debido a la transferencia del calor natural de la corteza terrestre, que aumenta unos 3,3 ºC cada 100 metros de profundidad. En consecuencia, el agua que se filtra desde la superficie va aumentando su temperatura a medida que se profundiza en el acuífero. Las virtudes medicinales son un agregado intenso y siempre sorprendente en estos espléndidos piletones termales.

Los uruguayos decidieron aprovechar de la mejor manera esas bondades de la naturaleza y lo hicieron para generar un turismo termal de primerísimo nivel: un centro con las características de los mejores del mundo, a alrededor de 400 kilómetros de Montevideo, la capital del país, y a una distancia muy similar de Buenos Aires.

Esa región uruguaya, que en los últimos años creció enormemente y tuvo un notable desarrollo turístico, comprende seis centros termales, repartidos en los dos departamentos: Daymán, Arapey, Salto Grande, Guaviyú, San Nicanor y Almirón. Es un verdadero callejón saludable, donde se hallan aguas con temperaturas que oscilan entre los 38 °C y los 46 °C. Allí, el turismo está en auge. Los visitantes encontrarán múltiples maneras de aprovechar esta bendición de la naturaleza: piscinas de todos los tamaños y formas, con distintas temperaturas de agua, duchas de relax, chorros tonificantes y baños de burbujas. Un abanico de tentación para la salud, el descanso y el bienestar. Una batalla ganada de antemano al estrés, en contacto estrecho con la naturaleza. 

TURISMO TERMAL

El turismo termal tuvo su origen en la década de los 40, cuando se realizaron las primeras perforaciones en busca de petróleo que permitieron descubrir estas fuentes de agua mineral a alta temperatura. El primer centro termal fue el de Arapey, 80 kilómetros al norte de Salto. Actualmente cuenta con cinco piletones de agua termal y está integrado al Hotel Arapey Thermal Resort & Spa (5 estrellas), a orillas del río. El complejo cuenta con 202 habitaciones divididas en cuatro tipos, dos restaurantes de primer nivel, cuatro bares y un snack-bar, varios gimnasios repartidos en todo el recorrido, salones, un sum reservado para niños repleto de juegos y videoconsolas, salas al aire libre para eventos de todo tipo. Supera los 14.000 m2 de superficie y todos sus equipamientos son de excelencia. 

Por su parte, las Termas de Daymán cumplen sus primeros 65 años de vida. Se encuentran a 8 kilómetros de Salto. Se inauguraron en 1957, y en este prolongado lapso se realizaron continuos trabajos para modernizar su infraestructura y aumentar la cantidad de turistas que recibe constantemente. En los 90 se inauguró el Parque Acuático Acuamanía, el primero de juegos termales en toda Sudamérica, y fue un verdadero boom para el complejo, ya que amplió la propuesta familiar con atractivos diferentes para cada edad. En una de sus diez piscinas climatizadas, posee la fuente de aguas termales de mayor temperatura en el Uruguay, ya que puede ascender hasta unos 44 °C. 

Además, a solo cinco kilómetros de las fuentes de aguas termales se halla la denominada Casona del Daymán. Se trata de un casco de estancia erigido hace más de cien años, que fue reciclado en varias ocasiones para recibir con todo el confort al turismo.

Otro centro que ofrece el departamento es el de las termas de Salto Grande, que están ubicadas a tan solo unos 10 kilómetros de la ciudad de Salto, pero casi a la vera del lago de la represa de Salto Grande y muy cerca del puente internacional. El predio es de una excepcional belleza, en cada rincón de sus 218 hectáreas. Las aguas emanan a 45° desde una profundidad de 1295 metros. Muy próximos se encuentran el Hotel Horacio Quiroga y el Parque Acuático Termal, un centro de recreación con piscinas y entretenimientos, de jerarquía internacional.

Los otros tres complejos termales pertenecen a territorios del departamento de Paysandú. Las termas de Guaviyú están ubicadas al norte de la ciudad de Paysandú. Se trata de un centro instalado en el kilómetro 432 de la ruta 3 y se encuentra en las costas del arroyo de igual nombre, a 60 kilómetros del Puente Artigas, uno de los pasos fronterizos. El entorno está desbordado de palmeras yatay, que también pululan por buena parte de la provincia argentina de Entre Ríos. Las instalaciones se reúnen en un predio municipal de 109 hectáreas. Las primeras perforaciones también se realizaron en 1957 y desde entonces se puede disfrutar de las aguas termales, con una temperatura promedio de 38 °C, altamente recomendables por las propiedades curativas y relajantes. El arroyo permite combinar las termas con la playa, especialmente en épocas veraniegas.

Las termas del Almirón también son conocidas como las de Guayabos, debido a que se encuentran a orillas del arroyo Guayabo Chico. Se trata de un balneario termal de agua salada al que se arriba por la ruta 90: se encuentra en el kilómetro 83,5, a escasos 5 kilómetros de la ciudad de Guichón. Cuenta con un centro terapéutico termal de agua salada a unos 34 °C, lo que lo hace altamente recomendable para fines terapéuticos. En derredor del complejo hay un hotel, un camping y distintos residenciales.

Finalmente, también encontramos las aguas termales de San Nicanor, que son extraídas desde 1104 metros de profundidad y de ahí su aspecto extremadamente cristalino, al tiempo que poseen propiedades terapéuticas que las hacen únicas en la zona. Un detalle es que las aguas dulces que llegan de acuífero tienen una temperatura de 40°. El complejo cuenta con más de 800 hectáreas de verdes paisajes y cuatro enormes lagos que le dan una característica muy particular, un diferencial natural que es muy tenido en cuenta a la hora de elegir una opción.

LAS DOS CIUDADES 

Para combinar la estadía y el disfrute en los centros termales, se puede visitar la ciudad de Salto. Allí destaca su “turismo histórico”, con muchos monumentos que revelan su valioso pasado. Son sitios de interés el Teatro Larrañaga (Suárez entre Uruguay y Brasil), la Casona Las Nubes (Av. Enrique Amorim) y el Parque Benito Solari (Blandengues y Amorim). La ciudad fue fundada en 1756 por Joaquín de Viana y adquirió el estatus departamental en 1837. En Salto se llevó a cabo el campamento del Ayuí en 1811, encabezado por Artigas, conocido como la “Redota” o “Éxodo Oriental”: ocurrió a 4 kilómetros del casco urbano, a orillas del río Uruguay.

En cuanto a Paysandú, dicen que es una de las ciudades uruguayas con más contacto con la Argentina, y eso se debe a que el Puente Internacional General Artigas la intercomunica con la ciudad de Colón, Entre Ríos. La región fue escenario de muchos y variados episodios que marcaron a fuego la historia oriental. Una ciudad pujante con un activo centro comercial y todos los requisitos para el turismo en lo que se refiere a hotelería, gastronomía y paseos. Además de su cercanía con los centros termales, ofrece el Parque París Londres, el Museo Histórico, el Monumento a Perpetuidad o Cementerio Viejo, el edificio de La Aduana o el Teatro Florencio Sánchez. También son requeridas sus playas sobre el río Uruguay, como la Municipal y la Park. Y como si fuera poco, Paysandú tiene tradición en la industria cervecera y todos los años se realiza allí la Fiesta de la Cerveza.

En definitiva, la uruguaya Ruta Nacional 3 General José Gervasio Artigas prácticamente une a todos los complejos y también ambas ciudades, por lo que muchas veces se generan especies de tours que durante algo más de una semana, o un tiempo mayor, los recorren uno por uno, para cerrar un exquisito circuito turístico que como pocos puede combinar paseos, descanso y un verdadero baño de salud. 

DATOS ÚTILES 

PASOS INTERNACIONALES

La provincia argentina de Entre Ríos se une mediante el río Uruguay a ambos departamentos uruguayos, el de Salto y el de Paysandú. Y existen tres pasos fronterizos. El Puente Internacional General San Martín une la ciudad argentina de Gualeguaychú con la uruguaya de Fray Bentos. Es el primer paso yendo desde Buenos Aires, y posiblemente el más concurrido. Luego se encuentra el Puente Internacional General Artigas, en cuyos extremos las rutas llegan a la ciudad entrerriana de Colón y a la oriental de Paysandú. Finalmente se encuentra el Puente Internacional Salto Grande, que conecta Concordia (Entre Ríos) y Salto (Uruguay). Los tres se encuentran debidamente habilitados luego de la pandemia, aunque con las restricciones y los requerimientos del caso.