Julián Lucero

0
25

“Estar dispuesto a la risa es como cuando llegás a una casa y el perro se pone panza arriba para que lo acaricies, es entregar el espíritu sin retener nada. En estos momentos de la humanidad donde todo es tan individualista y meritocrático, estar panza arriba es un acto de amor complejo y generoso”, dice Julián Lucero, quien se presenta con la obra de humor Modelo vivo muerto. Para el actor, el público que asiste a ver la creación de Bla Bla & Cía llega abierto a la risa: “Vienen aun con problemas económicos, porque reírse con otras personas es casi lisérgico. Por más que un chiste no te cause gracia, ver al otro que se ríe es una invitación a poder ser tonto por un rato. Eso es un beneficio”.

“Lo que hace el comediante es reservar ese espacio de tontería, para poner en jaque lo que está dado, no necesariamente para combatirlo, sino para cuestionarlo. Ese espíritu de pavada habilita la reflexión y la duda, es pavada en tanto es reflejo de una estructura absurda”, comenta. 

Así, el delirio toma las riendas de la pieza a través de un policial: “A diferencia del teatro clásico, como venimos de la varieté y el clown, partimos del estándar y lo quebramos”. Sin embargo, el actor aclara que al momento de ensayar y subir al escenario dejan las carcajadas de lado: “Somos superprofesionales al llevar las cosas a cabo”.

  • ¿Una obra que recomiendes? 

El brote, de Emiliano Dionisi.

MODELO VIVO MUERTO

Durante el examen final de una escuela de arte, un modelo vivo es encontrado misteriosamente sin vida. Con técnicas poco ortodoxas, intentarán descubrir quién cometió el crimen. 

Viernes y sábados, a las 22:30, en Sala Caras y Caretas, Sarmiento 2037, CABA.